Mayo mes mariano o el mes dedicado a María - Apóstoles del Sagrado Corazón

Instituto Secular
Cristo in Croce
Amor Sin Limites
Sito Italiano
Apóstoles Sagrado Córazon
Apóstoles Sagrado Córazon
Instituto Secolar
Amor Sin Limites
Sito Italiano
Vaya al Contenido
Mes Mariano dedicado a María
Mayo es el mes mariano o el mes dedicado a María.
Descubrimos el origen de esta tradición religiosa y las oraciones que podemos dirigir a la Virgen durante este período.

Mayo es el mes tradicionalmente dedicado a la Virgen María, la madre de Jesús. Las oraciones y pensamientos de los creyentes están dirigidos a la Virgen, que ahora está asociada naturalmente con esta época del año en la que la naturaleza vuelve a florecer y a rosas, símbolo floral de María y protagonista de las numerosas guirnaldas que adornan sus estatuas, ilumina jardines, ciudades y ramos de flores con colores brillantes.

Por tanto, durante el mes de mayo deberíamos celebrar a María, pero ¿por qué? ¿De dónde viene la devoción mariana concentrada en el mes de mayo? Remontando, aunque en términos generales, la historia de la iglesia, es posible comprender cómo mayo se convirtió en el mes dedicado a María.

¿Por qué mayo es el mes mariano?

Dentro de los Evangelios y la Biblia, no hay ninguna referencia al mes de mayo como el mes de María. La del mes mariano es una tradición que se ha ido construyendo a lo largo de los siglos y que fue definitivamente "consagrada" por el Papa Pablo VI con su encíclica Mense Maio hecha pública el 29 de abril de 1965, en la que el Papa decía que en él En el mes de mayo, el homenaje cariñoso y devoto de los creyentes se dirige especialmente a María.

Incluso antes de la encíclica de Pablo VI, ya en 1854 se había reconocido a la figura de María un lugar aún más importante gracias a la promulgación del dogma de la Inmaculada Concepción. En el pasado había sido un Jesuita que vivió entre los siglos XVII y XVIII, hablando abiertamente de mayo como el mes de María e invitando a los fieles a hacer "flores de virtud" para regalar a la Virgen. La elección de mayo probablemente esté ligada, al menos en parte, a la fama de este mes que ve renacer la naturaleza y las flores, flores que siempre han recordado la imagen de la Virgen.

Mayo que significa mes mariano

¿Cuál es el significado del mes mariano? Es un mes dedicado a la oración, rezamos a María porque la Virgen tiene un vínculo directo e indisoluble con su hijo Jesús y, por tanto, con Dios, donde la gente también va en peregrinaje a lugares donde la devoción a la Virgen es particularmente fuerte. No solo Fátima y Lourdes, sino también los santuarios marianos de nuestro país y por lo tanto más cercanos a casa, son un destino de peregrinaciones: La Santa Casa de María en Loreto, Santa Maria Maggiore y la Madonna del Divino Amore son solo algunos nombres, solo para di un ejemplo.

Por "sincero deseo" del Papa Francisco, el mes mariano estará dedicado a un maratón de oración con el tema "La oración a Dios subió incesantemente de toda la Iglesia (Hch 12, 5)".

Dónde puedes seguir la oración mariana

La iniciativa involucrará de manera especial a todos los santuarios del mundo, para que se conviertan en promotores de los fieles, familias y comunidades del rezo del Rosario para pedir el fin de la pandemia.

Treinta santuarios representativos, repartidos por todo el mundo, guiarán la oración mariana, que se retransmitirá en directo en los canales oficiales de la Santa Sede a las 18:00 (hora de Roma) todos los días. El Papa Francisco abrirá esta gran oración el 1 de mayo y la terminará el 31 de mayo.

Oracion del Papa
 
«Bajo tu protección buscamos refugio, Santa Madre de Dios».

En la dramática situación actual, llena de sufrimientos y angustias que se apoderan del mundo entero, nos dirigimos a Ti, Madre de Dios y Madre nuestra, y buscamos refugio bajo tu protección.

Oh Virgen María, vuelve tus ojos misericordiosos hacia nosotros en esta pandemia de coronavirus, y consuela a los que están perdidos y lloran por sus seres queridos muertos, a veces enterrados de una manera que hiere el alma.

Apoye a quienes están ansiosos por las personas enfermas que, para evitar el contagio, no pueden estar cerca.

Infundir confianza en quienes están ansiosos por el futuro incierto y las consecuencias en la economía y el trabajo.

Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros a Dios, Padre de misericordia, que termine esta dura prueba y que vuelva un horizonte de esperanza y paz. Como en Caná, interviene con tu Divino Hijo, pidiéndole que consuele a las familias de los enfermos y víctimas y les abra el corazón a la confianza.

Proteger a los médicos, enfermeras, personal de salud, voluntarios que están en primera línea en este período de emergencia y ponen en riesgo sus vidas para salvar otras vidas.

Acompaña su heroico trabajo y les da fuerza, bondad y salud.

Estén cerca de los que asisten a los enfermos día y noche y de los sacerdotes que, con preocupación pastoral y compromiso evangélico, tratan de ayudar y apoyar a todos.

Santísima Virgen, ilumina las mentes de los hombres y mujeres de ciencia, para que encuentren las soluciones adecuadas para vencer este virus.

Asistir a los líderes de las naciones, para que trabajen con sabiduría, preocupación y generosidad, ayudando a quienes carecen de lo necesario para vivir, planificando soluciones sociales y económicas con clarividencia y espíritu solidario.

Santa María, toca la conciencia para que las inmensas sumas destinadas a aumentar y perfeccionar armamentos se destinen en cambio a promover estudios adecuados para prevenir catástrofes similares en el futuro.

Madre amada, haz crecer en el mundo el sentido de pertenencia a una gran familia, en la conciencia del vínculo que une a todos, porque con espíritu fraterno y solidario acudimos en ayuda de las muchas situaciones de pobreza y miseria.

Fomenta la firmeza en la fe, la perseverancia en el servicio, la constancia en la oración. Oh María, Consoladora de los afligidos, abraza a todos tus hijos atribulados y consigue que Dios intervenga con su mano todopoderosa para liberarnos de esta terrible epidemia, para que la vida pueda retomar su curso normal en serenidad.

Nos encomendamos a Ti, que brilla en nuestro camino como signo de salvación y esperanza, o misericordiosa, o piadosa, o dulce Virgen María. Amén
Regreso al contenido