Los Fundadores - Apostole del Sacro Cuore

Logo Apostole
Logo Apostole Small ES
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Papa Pio XII Fundador de los Institutos Seculares


De la Exhortación Apostólica “Vida Consagrada” (25.03.1996)
De “Provida Mater" (1947)

El Espíritu Santo, admirable artífice de la variedad de los carismas, ha suscitado en nuestro tiempo nuevas formas de vida consagrada... los Institutos Seculares, cuyos miembros viven la consagración a Dios en el mundo mediante la profesión de los consejos evangélicos en el contexto de las estructuras temporales, para ser así levadura de sabiduría y testigos de la gracia dentro de la vida cultural, económica y política.
P. Ernesto Busnelli
Sacerdote Jesuita fundador del Instituto Secular Apóstoles del Sagrado Corazón

En el año 1919, el Padre Ernesto Busnelli tuvo la inspiración de fundar la pequeña Compañía de las Apóstoles del Sagrado Corazón, llamada después Instituto Secular “Apóstoles del Sagrado Corazón”, según norma de la Constitución Apostólica “Provida Mater Ecclesia” del 1947. De sus escritos:

Verdadera Apóstol del Sagrado Corazón: humilde, sincera, fuerte, sonriente.
La Apóstol que no tiende con todas sus fuerzas a la humildad, no tiene el espíritu del Instituto.
Vivir el misterio de ocultamiento, de la plena conformidad a la voluntad amante del Padre,

en la atención amorosa a las humildes cosas de cada día, buscando siempre que la gloria de las obras sea dada sólo a Dios.
Nuestra misión es de ser pequeñas raíces escondidas en tierra, pisoteadas, que ninguno pueda ver...
Biografia completa (compilación de Don Alessandro Greco)
M. Josefina Pavoni  Cofundadora del Instituto Secular “Apóstoles del Sagrado Corazón”

De inteligencia abierta y límpida, alma vivaz, “todo fuego”, vivió oculta con Cristo en Dios, ejemplo humilde y fuerte de consagrada al Sagrado Corazón.

De sus escritos:

- La Apóstol del Sagrado Corazón debe fundar particularmente su espiritualidad sobre el amor misericordioso del Corazón de Jesús y sobre la reparación.
- A todas recomiendo de repetir siempre la invocación preferida de nuestro Fundador “Jesús, manso y humilde de Corazón, haz nuestro corazón semejante al Tuyo” recordando que nuestra Consagración tiene como fundamento la humildad.

- Les dejo como recuerdo estas palabras: “¡Amaos!¡ Amaos! ¡Amaos!"
Scritti vari (compilación de Silvia Melchiori)

Regreso al contenido | Regreso al menu principal