evangelio-de-hoy - El Evangelio - Apóstoles del Sagrado Corazón

Instituto Secular
Cristo in Croce
Amor Sin Limites
Sito Italiano
Apóstoles Sagrado Córazon
Apóstoles Sagrado Córazon
Instituto Secolar
Amor Sin Limites
Sito Italiano
Vaya al Contenido
EL EVANGELIO DE HOY
Lecturas del 14 de abril de 2021

Primera lectura: Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 5, 17-26

En aquellos días, el sumo sacerdote y todos los de su partido, que era el de los saduceos, ciegos de furor, apresaron a los apóstoles y los metieron en la cárcel pública. Pero un ángel del Señor abrió por la noche la puerta de la prisión y los hizo salir diciéndoles: 
—Vayan y anuncien al pueblo, en medio del Templo, todo lo referente a esta forma de vida. 
Oído este mandato, se dirigieron de mañana al Templo, donde empezaron a enseñar. Entre tanto, llegaron el sumo sacerdote y los de su partido, convocaron al Consejo Supremo y al pleno de los dirigentes israelitas, y mandaron traer de la cárcel a los presos. Fueron los guardias, pero no encontraron a los apóstoles en la prisión; así que se volvieron e informaron del hecho con estas palabras: 
—Hemos hallado la cárcel cuidadosamente cerrada, y a los vigilantes en su puesto ante la puerta; pero al abrirla no hemos encontrado a nadie dentro. 
Cuando el jefe de la guardia del Templo y los jefes de los sacerdotes escucharon la noticia, quedaron perplejos y se preguntaban qué habría podido suceder. Hasta que alguien llegó con esta información: 
—Los hombres que ustedes metieron en la cárcel están en el Templo, tan tranquilos, enseñando al pueblo. 
Fue entonces el jefe de la guardia con sus hombres y trajeron a los apóstoles, aunque sin violencia, por temor a ser apedreados por el pueblo.


Salmo: 33, 2-3. 4-5. 6-7. 8-9

R/. Clama el humilde y el Señor lo escucha. 

      Bendigo al Señor en todo momento, 
          su alabanza sin cesar está en mi boca. 
          Todo mi ser se gloría en el Señor; 
          que lo oigan los humildes y se alegren. R/. 

      Glorifiquen conmigo al Señor, 
          ensalcemos su nombre todos juntos. 
          Yo busqué al Señor y me respondió, 
          me libró de todos mis miedos. R/. 

      Quienes lo miran, se llenan de luz 
          y no se sonrojan sus rostros. 
          Clama el humilde y el Señor lo escucha, 
          de todas sus angustias lo salva. R/. 

      El ángel del Señor acampa 
          en torno a sus fieles y los defiende. 
          Sientan y vean qué bueno es el Señor, 
          feliz todo el que en él confía. R/.

El Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Juan 3, 16-21

En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo:
Tanto amó Dios al mundo, que no dudó en entregarle a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino tenga vida eterna. Pues no envió Dios a su Hijo para dictar sentencia de condenación contra el mundo, sino para que por medio de él se salve el mundo. 
El que cree en el Hijo no será condenado; en cambio, el que no cree en él, ya está condenado por no haber creído en el Hijo único de Dios. La causa de esta condenación está en que, habiendo venido la luz al mundo, los seres humanos prefirieron las tinieblas a la luz, pues su conducta era mala. 
En efecto, todos los que se comportan mal, detestan y rehúyen la luz, por miedo a que su conducta quede al descubierto. En cambio, los que actúan conforme a la verdad buscan la luz para que aparezca con toda claridad que es Dios quien inspira sus acciones.

Palabra del Señor


El Evangelio
de cada día
Regreso al contenido