Elena Cesa - Apóstoles del Sagrado Corazón

Instituto Secular
Cristo in Croce
Amor Sin Limites
Sito Italiano
Apóstoles Sagrado Córazon
Apóstoles Sagrado Córazon
Instituto Secolar
Amor Sin Limites
Sito Italiano
Vaya al Contenido
Elena Cesa
Discípula Misionera en América Latina
Diario de Elena Cesa
“Acordaos de vuestros líderes, que os hablaron la palabra de Dios;
considerando cuidadosamente el éxito de su nivel de vida, imiten su fe”. (Hebreos 10,19-13,17)
El diario de la señorita Elena Cesa describe su viaje por América,
especialmente en la República Argentina y en la República de Venezuela, “Una Perla Misionera”.

Es la auténtica manifestación de una vida totalmente entregada a la misión. Es la expresión de su fidelidad al plan de Dios; de su amor a la Iglesia, de su amor al mundo, de su amor al Instituto, de su obediencia a los superiores y de su ardor misionero.
Nos hace compartir cada día sus sentimientos, vivencias, sacrificios, alegrías, sufrimientos y esperanzas de su andar por Sudamérica.
Es el testimonio de un profeta que supo interpretar los signos de los tiempos que revelan la presencia de Dios y su mensaje en la vida cotidiana en el nacimiento y desarrollo de la nueva familia ASC, al servicio de la Iglesia.
Describe un camino de vida que requirió mucha oración, esfuerzo, creatividad, humildad, valentía, renuncia y, sobre todo, amor y esperanza.
Es una invitación audaz, gozosa y permanente que hace resonar para nosotros la palabra de Jesús: "Ven y ve".
es una llamada Es un llamado para que todos sigamos sus pasos y profundicemos en este camino de identidad como Apóstoles del Sagrado Corazón.
                                                                                     de la presentación
                                                                                                                               Údine - marzo de 1977

La nueva presidenta general María Luisa Rovatti de Módena, elegida en el Congreso General en noviembre pasado, me invitó a escribir el informe en la Fundación de nuestros Centros en América. Estoy dispuesto a hacerlo no sólo por espíritu de obediencia, sino también porque, sabiendo cómo el Sagrado Corazón ha guiado los acontecimientos para esta inesperada expansión de la "Pequeña Compañía" en el extranjero, el amor agradecido del Divino Esposo que ha mostrado tantos aumentos en las hermanas ¡predilección por el amado Instituto!

El instrumento elegido por la divina Providencia fue María Rupolo, hija sencilla, buena y de temperamento ardiente de Caneva di Salice. Amó tanto a la Compañía e hizo su consagración definitiva con Su Excelencia Monseñor Giuseppe Nogara Arzobispo de Udine quien en ese año de posguerra reemplazó al Padre Fundador para la gran ceremonia. Mortal, la madre que la asistía con amorosa ternura filial, su hermano, emigrado hacía años a la Argentina, la invitó a Mendoza.

Ella estaba dispuesta a aceptar, pero primero quería preguntarle al Padre Busnelli si podía continuar en la Compañía, manteniendo correspondencia con su gerente. El Padre asintió inmediatamente y agregó: “Vosotros fundaréis la Compañía en Argentina y seréis la semilla fecundadora…

El tono era el de una orden, de una profecía y en 1947 María partía con esta santa perspectiva alentadora.

Mientras preparaba los documentos para viajar como emigrante, el hermano murió repentinamente, pero la cuñada insistió en tenerla como ayuda y educar a los tres huérfanos. Saludándola, le dije bromeando: “Cuando seáis 12 Apóstoles, vendré a veros…”, mientras no sueña con llevar a cabo este atrevido proyecto, ¡realmente atrevido para esos tiempos!

Pero los planes de Dios son muy misteriosos e inescrutables; María, sin saber español, se apoyó en dos Padres italianos: el Padre Fantini, Giuseppino, que más tarde al llegar a Italia conoció al Padre Fundador, y al Padre Creola, jesuita.

Ambos le presentaron a algunas jóvenes que demostraron vocación de consagración en el mundo.

El Padre Creola incluso hizo la caridad de predicar un breve curso de ejercicios para sólo tres participantes... esa semilla, bien cultivada, dio sus frutos y poco después el grupo contaba con 12 asociados y algunos comenzaron la Probación para prepararse para la consagración.
(Continuacion)

enero y febrero de 2023

Primer viaje en Argentina
Después de pasar la aduana y ubicarme en un hotel que me indicó María, nos dirigimos a la hermosa Iglesia de los Padres Sacramentinos precisamente en la fiesta del Corpus.

Cuantas horas deliciosas de adoración tuve allí en unos 20 años, estando bastante cerca del centro de Juncal que luego compramos… en una semana cumplí con todos los compromisos asumidos con mis compañeros del pueblo, entregando cartas, paquetes, etc.… acogidos por todas partes con mucha alegría y aproveché para preguntarles cómo eran sus relaciones con la parroquia, etc... Correspondí la visita de los dos ciudadanos latinos que aún viven en La Plata, donde tuve el honor de conocer al entonces Monseñor Eduardo Pironio, hoy Cardenal en Roma y Prefecto de la Sagrada Congregación de Religiosos e Institutos Seculares.
 
En agosto de 1976, con motivo del Congreso Mundial de Institutos Seculares, tuve la satisfacción de saludarlo y que me dijera que se acordaba de aquel lejano encuentro.
 
Una tarde, a fines de junio, tomé un expreso directo a Mendoza y llegué en la mañana donde fui esperada en la estación por María Rupolo, encantada de reencontrarse después de 7 años de separación. Me dejó quedarme en una casa de monjas, conocí a su cuñada, a sus sobrinos, al pequeño grupo de las queridísimas 12 primeros apóstoles americanas.
 
Durante la visita al Arzobispo Monseñor Alfonso Butler organizamos con él un breve curso de ejercicios santos y el 12 de julio de 1954 celebramos la primera celebración en Argentina con cuatro consagraciones temporales habiendo pedido permiso para acortar el tiempo debido a la excepcionalidad de la situación. y 8 admisiones entre y II libertad condicional. Maria Rupolo fue elegida como primera directora, dependiendo siempre del director general del Veneto y de la presidenta general Maria Pavoni del Orzinuovi Brescia.
 
El feliz acontecimiento se completó con un precioso telegrama del Papa desde Roma: “Augusto Pontífice acoge los sentimientos filiales Apóstoles Sagrado Corazón, fiesta de la primera consagración, envía implorada bendición apostólica: para el Papa Pío XII, firmada Monseñor G. B. Montini.
 
La semilla fue sembrada: ¡Deo Gratias!

La profecía del Padre Fundador se había cumplido… aunque lamentablemente no todas perseveraron como sucede en todas las cosas especialmente en esta nueva tierra americana. Las distancias en Argentina son enormes, sabemos que mide 9 veces Italia, por lo que en este primer viaje solo pude visitar la diócesis y provincias vecinas: San Juan, San Luis
 
Fui huésped de una familia de inmigrantes.
 
Durante la visita al Arzobispo Monseñor Alfonso Butler organizamos con él un breve curso de ejercicios santos y el 12 de julio de 1954 realizamos la primera Consagracion en Argentina con cuatro consagraciones temporales habiendo pedido permiso para acortar el tiempo debido a la excepcionalidad de la situación. y 8 admisiones entre I y II probaciones. Maria Rupolo fue elegida como primera Responsable, dependiendo siempre de la Responsable Mayor del Veneto y de la Presidente General Maria Pavoni del Orzinuovi Brescia.
 
Fui huésped de una familia de inmigrantes italianos varios años antes y a quienes conocí en Roma en el Año Santo de 1950 y me presenté al Arzobispo A. Rodríguez Olmo con una nota escrita en latín por nuestro Padrino Monseñor Giuseppe Nogara.
 
El corazón me latía con fuerza porque fue la primera autoridad a la que me acerqué solo tartamudeando mi castellano… Me miró fijamente y luego me dijo estas inolvidables palabras: “¡La providencia te ha enviado! Yo soñaba con algo parecido para un pequeño grupo de mis hijas y se me presenta un Instituto Secular ya fundado y aprobado… Vuelva mañana por la mañana y le presentaré algunas candidatas”. ¡Imagina mi emoción: mi alegría: mi gratitud al buen Dios!
 
¡Así se formó el segundo Centro!
 
San Juan fue probado por un terrible terremoto, pero en pocos años volvió a levantarse hermoso y resistente a otras pruebas recientes que no trajeron daño alguno. Al acercarse la reapertura del año escolar, regresé a Buenos Aires y fui a saludar a Su Eminencia el Cardenal Santiago Copella, pidiéndole permiso para posiblemente hacer propaganda de nuestra Pequeña Compañía. Me bendijo aprobando, y tranquilamente volví al barco de repatriación, pero con la intención de regresar apenas me retirara, porque había redescubierto que el terreno era propicio para nuevas fundaciones…
 
Llegué bien a Italia para mi escuela, mientras en Argentina estallaba la revolución contra Perón. ¡Pobre Eva Perón! Recordé los solemnes momentos de silencio cuando se conmemoraba la muerte de ella, también hizo el bien, ¡esperemos que por esto finalmente obtuviera la salvación de su alma!
(Continuacion)

marzo y abril de 2023

Un episodio significativo y conmovedor:

El Padre Creola, con la ayuda de una joven, tradujo las Constituciones al español y le dijo a San José: "Si esta obra es de Dios y tú eres su Protector, ayúdame a pagar los gastos de imprenta".

Unos días después, una señora hizo una oferta gratuita: eran 500 pesos, la cantidad necesaria…. por lo tanto, se había llegado al fatídico número 12…. Dios había preparado el camino… mi madre de ochenta años había muerto desplazada en 1943, pocos meses después de la muerte de su único hijo a causa de la guerra. En enero de 1948 murió también su padre de ochenta años y en julio de 1949 su única hermana de cincuenta y dos años.
 
¿Qué hacer solo en la gran casa vacía?
 
Las vacaciones del Año Santo las pasé en Roma con mi cuñada viuda de guerra, y un mes de vacaciones en España en San Sebastián, en Madrid, Loyola, Manresa, Barcelona, ​​para aprender el idioma que iba a servir. cumplir la promesa hecha, diría, inconscientemente, en 1947 a María Rupolo. También pedí esta gracia en una peregrinación al gran misionero San Francisco en su tierra en Javier.
 
A fines de mayo de 1954, bajo la protección de María Auxiliadora, comencé mi largo viaje por Argentina.
 
A las 12.30 saludé a mis alumnos con un beso y un dulce, los encomendé a un joven profesor suplente, naturalmente con el permiso del inspector escolar, porque el colegio aún no había terminado, y tomé el tren a Mestre, Milán y Génova.
 
En la gran estación de Milán, nuestra querida Madre General y cofundadora, María Pavoni, me recibió para darme su bendición maternal y un gran rosario, encomendándome a Nuestra Señora del Buen Consejo.
 
A las cuatro llegué a Génova, deposité mis maletas y fui a la iglesia cercana donde esperé que abrieran la puerta para la Santa Misa y la Sagrada Comunión, precioso viático para mi dulce misión.
 
Allí se me unieron las hermanas Aurora y Nidia y me acompañaron hasta el puerto. ¡Qué partida tan conmovedora! Es muy cierto que "irse es un poco como morir". El que se va llora y el que se queda llora: es una separación dolorosa, especialmente para los padres ancianos que temen no volver a ver a sus amados hijos; esto fue hace 23 años cuando viajar no era tan fácil, frecuente y breve como con el avión de hoy! Hubo también monjas que agitaban pañuelos a los afortunados misioneros que partían, como mis dos Apóstoles que, aunque consagrados, escondían el tradicional velo en el secreto de sus corazones, mientras el barco partía de Génova, sumergido en el deslumbrante sol de las 12.00. Después del almuerzo y de instalarme en la cabaña del pequeño Andrea Doria, busqué la Capilla para visitar al Maestro de la nueva casa temporal y aproveché para tener mi primera hora de adoración. ¡Digo Dios gracias! Afortunadamente éramos solo dos en la cabina y cuando mi compañero se bajó en un puerto, me quedé sola.
 
Algunas madrugadas subía a la litera de arriba para contemplar el magnífico espectáculo del amanecer sobre el océano, pero volvía a bajar temprano porque en la capilla me esperaba el Sol divino: ¡Jesús Eucaristía! Hicimos una breve parada en Las Palmas de Canarias, donde pude visitar la catedral y enviar una primera carta a la Madre General para asegurarle que el camino iba bien y que me recomendaba mucho a ella y a las hermanas. ' oraciones...otra parada en Río de Janeiro que nos encanta con su magnífico Golfo dominado por el Cordovado que sostiene la majestuosa figura del Redentor!
 
Aquí también aprovecho para visitar la hermosa Capilla de la capital de Brasil con sus ricos cojines para arrodillarse en el suelo. Una última parada en Montevideo y finalmente la llegada al puerto de Buenos Aires. Me esperaba una amable dama italiana empleada en el consulado, a quien María había conocido y había pedido que viniera a recibirme, me reconoció por la cinta tricolor que llevaba en el brazo, según lo acordado.
 
Me sorprendió encontrar también a una ex alumna de Latisana, con su madre, advertida por familiares que me habían pedido que les llevara dinero…
(Continuacion)

mayo y junio de 2023

Después de que terminara mi carrera como maestra de Estado, que había comenzado cuarenta años antes, en la víspera de Cópretto, pude dedicarme por completo al campo misionero, para el cual el Señor me había abierto el camino de una manera tan evidente, inesperada, como ya les he dicho.
 
Vendida la casa latisana, transportó los muebles necesarios a Udine, el 29 de noviembre de 1957, recitando el Ángelus saluda Italia confiando a la madre celestial Stella Maris" las hermanas que dejo y las hermanas que me esperan en el extranjero.
 
Después del encuentro fraterno en Génova con las hermanas de Liguria que hice en la capilla del barco, mi primera hora de adoración y hablé con algunas hermanas para formar un turno de "lámparas vivas", exponiendo con el permiso del capellán, la lista para que otros escriban y luego la recuerden.
 
Cannes aparece iluminado... es un encanto... Parece una corona de perlas brillantes ... me hace pensar en la preciosidad de las perlas del Rosario recitadas a Nuestra Señora con tanto amor!
 
30 de noviembre de 1957 Primera noche en el mar... Me desperté a las 5 todo temblando: el barco estaba bailando y no tuve fuerzas para levantarme para la Santa Misa mientras mantenía el ayuno hasta las 12:00. Me consuela pensar que lo tendré a última hora de la tarde: ¡Deo gratias! Bienaventurado el Papa que, con su providencial decreto de la misa vespertina, ha provisto también a los marineros y a sus pequeños misioneros que sufren de mareo. A las 2 p.m., sin embargo, pude hacer mi adoración en servicio, orando por el amado primer instituto.
 
Recuerdo los tres hermosos días de Consejo General con mi querida Madre y las hermanas mayores: ¡cuánto amor y caridad entre todos nosotros! ¡Gracias Jesús!
 
Es de noche. Tengo a Jesús en el corazón recibido en su ansiada Santa Misa. El viento impetuoso sopla afuera, pero el barco continúa sin inmutarse.
 
También debemos seguir sin desanimarnos hacia el medio, incluso si las tentaciones y las luchas intentan, a veces, detenernos.  

1 de diciembre de 1957. Hoy es un día para el espíritu y la naturaleza. Aire fresco para la tormenta de ayer. Estamos en vísperas del invierno italiano mientras que en Argentina encontraré la mitad del verano. El sol brilla sobre el mar azul y tranquilo calienta el barco y los pasajeros. Acalorado aún más que los rayos divinos de la Santa Hostia, tengo tiempo para contemplar la gran bola de fuego que se refleja en las ondas de luz. ¡Hay un espectáculo maravilloso! No recuerdo si era domingo, pero la segunda Santa Misa en tercera clase me conmovió por las sencillas canciones populares que brotan espontáneamente de los corazones y labios de los buenos emigrantes.
 
La tercera Santa Misa más tarde en primera clase mi entusiasmo por la deliciosa música. Qué bueno el Jesús que se adapta para descender sobre cada altar y agradecer, los tributos de todos... siempre que amemos y nos unamos a EL con actos de adoración y ofrenda ... Estoy sentada en la popa respirando este aire yodado que espero beneficie mi artritis y me dé la salud necesaria para trabajar para mi pequeña, pero muy querida Compañía; Espero que Jesús sea feliz pero que su Santísima Voluntad esté siempre hecha. Estoy convencida de que podemos beneficiar a las almas en plena actividad de palabra y acción como en un sillón de inacción, siempre que todo se fortalezca con la oración íntima y sincera y la plena adhesión a las voluntades divinas. ¡¡¡Hoy intentaré trabajar, mañana haré lo que El y mi Superiora tendrán para mí y mi ser amado!!!
 
En la cuarta y última Santa Misa con el equipaje, que no es muy numeroso, por esta razón el reverendo capellán insistió en que los que puedan, asistan a esta también; Yo lo ofrecí   para aquellos que a veces no pueden y no quieren santificar la fiesta con este mínimo, pero muy grande acto de adoración.
 
2 de diciembre de 1957. Le escribí a mi madre, a mis colegas, a los escolares, a mi reverendo Monseñor a quien le pedí disculpas por haber abandonado a Latisana. Pero después de tantos años de apostolado parroquial, me pareció correcto dedicarme un poco a las Misiones de manera personal.
(Continuacion)

25 de julio de 2023 - 🕑 4 minutos de lectura

julio y agosto de 2023
Tuve una pequeña santa satisfacción, aunque no muy agradable: todos habían desaparecido de la capilla, de modo que me encontré en la dulce ¡necesidad de responder a una Santa Misa a solas! Creo que era la primera vez en mi vida. Pasamos Gibraltar: el mar está un poco agitado, entramos en el vasto Atlántico. En la mesa algunos están ausentes...no sufro, tal vez empiezo a acostumbrarme...sería una buena cosa....

03 de diciembre de 1957 San Francisco Javier
Hoy me siento más unido a mi querida Familia espiritual que reza por mí y yo por ella.

04 de diciembre de1957 – Bajamos a Las Palmas, así que envié las cartas e hice la piadosa práctica del Vía Crucis en una Iglesia de manera regular, porque no hay capilla. El tiempo es muy malo. Sufro todavía yo también, pero un poco de penitencia es necesaria de lo contrario la vida sería demasiado cómoda: respiro aire puro, disfruto del espectáculo de agua azul... es una pena que me lleguen oleadas de humo de cigarrillos... y en poco tiempo comenzara el uso simpático de la piscina ... ¡paciencia!...
 
05 de diciembre de 1957. El día de mi comunidad. Las lámparas vivas funcionan regularmente como en nuestras iglesias: Jesús siempre tiene compañía y así el barco se ha convertido en una catedral flotante como en la inolvidable peregrinación a Tierra Santa en 1934, donde conocí a mi nueva vocación: la fiel apóstol y responsable Ida Cagliari.
 
Qué graciosa fue, ayer, aquella señora que, al verme con mi sombrero y abrigo ya no me reconocía (sobre todo el pelo blanco) y con una expresión completamente femenina me dijo: "¡Es verdad que él nos transforma! es verdad que el toilette nos transforma!". También me reí a carcajadas del otro armenio que no entiende cómo y por qué no me casé. Criaturas que no pueden comprender realmente el "¡dulce secreto divino del alma consagrada!".
 
Anoche quise detenerme a ver una película encantadora y sencilla (no recuerdo el título). Había leído el argumento un momento antes en la sala de estar. salón. Pero ¿por qué no todos los libros y películas narran cosas buenas y bellas? ¿Por qué enconarse en cosas malas que ensucian el alma? La humanidad sería más sana, más feliz, ¡más querida por el Señor! Pero ¿qué podría hacer yo para que Él fuera más conocido, más amado, ¿seguido? Tuve una larga discusión con dos señoras y un Tuve una larga discusión con dos señoras y un pasajero: ¡cuánta ignorancia sobre la religión...! Cuántos ¡prejuicios! A veces intentan glorificar una religión que no es cristiana o religión no católica. Pero cuando les pregunto: ¿qué han encontrado mejor en la nuestra, no pueden darme una respuesta y salgo victorioso....

Tengo la impresión de que sería necesario no sólo en la misión, sino también en la Patria. Me parece que hablando seriamente algo queda en ciertas almas que son más ignorantes que descarriadas. Repiten los pequeños o a veces incluso grandes errores de ciertos círculos practicantes o eclesiásticos, pero fácilmente no conocen en absoluto el heroísmo de un Padre Damián, de Padre Kolbe, del Padre Gnocchi... y de tantos otros por no decir más. Intentaré acercarme a ese joven propagandista comunista en tercera clase.
 
06 de diciembre de 1957 - Hace un mes, como hoy, estaba en S. Juan Rotondo con el Padre Pío. Tuve la gracia de recibir su bendición sacerdotal y de besar su mano estigmatizada que puso sobre mi cabeza. Asistí a tres misas verdaderamente excepcionales con su devoción y la devoción y en la elevación vi la herida abierta en su mano izquierda... Me sentí profundamente conmovido como cuando estaba tan cerca de la Misa del Papa en la clausura del Año Santo en Roma.
 
Junto a almas tan escogidas, aumentó en la Apóstol el deseo de unirse a la ofrenda, de sacrificarse para salvar a tantas almas para la venida del Reino de Cristo. He hecho mi retiro mensual. En enero lo haré en Buenos Aires... ¡donde no se¡… En febrero tendremos los Ejercicios Espirituales con las hermanitas argentinas... Me gustaría ayudarlas, hacerles tanto bien para que realmente sean pilares básicos de los Centros Americanos.

Si veo la pequeña Compañía bien fundada, partiré para Italia, contento de los pequeños sacrificios hechos por esta santa razón.
(Continuacion)

22 de septiembre de 2023 - 🕑 4 minutos de lectura


septiembre y octubre de 2023
8 de diciembre de 1957
Fiesta de la Inmaculada Concepción, en medio del océano. Fue homenajeada en 1ra clase con una Santa Misa solemne bien cantada y acompañada de deliciosa música de armonio y violín.

09 de diciembre de 1957
Cruzando el Ecuador. El sol sale a las 6 y se pone puntualmente a las 18.: gran procesión en honor al Rey del mar Neptuno. Entonces paso a mi hora de adoración al Rey del Cielo, del mar y de la tierra. Recreación, entretenimiento, pero sobre todo debieron elegir a la Señorita del Amor: la monja más joven que sacrificó sus afectos más queridos: la familia y la patria para ir a Brasil a llevar el Bautismo a los negritos que la esperan… ¡Es verdadero heroísmo en plena juventud! ¿Pero quién se da cuenta? ¡Solo el Esposo Divino y su Madre Celestial! Hablé con las hermanas maltesas que saben un poco de italiano y las hermanas españolas: son más extrovertidas ahora que ya no sufren mareos.
 
12 de diciembre de 1957
Hoy el capellán me jugó una mala broma. Sin poder dormir, celebró la Santa Misa una hora antes de lo habitual. ¡Por suerte celebraron otras Santas Misas! Anoche vi una segunda película… ¡Estaba insegura! El título era: "El Rey de los Bárbaros" Me gustó por el triunfo de la Cruz: el Papa León derrotó a Atila, azote de Dios. ¡El paso del golfo de Catalina perturbado como siempre! Los jóvenes misioneros y hermanas están llenos de entusiasmo. A veces sirvo como intérprete.
 
17 de diciembre 1957
Después de unos días de subir y bajar en un mar muy agitado, nos acercamos a Río de Janeiro que, como en 1954, presenta el magnífico espectáculo natural del golfo. Pero más aún la sobrenatural del Redentor que con los brazos abiertos parece decir: "¡Venid a mí, no tengáis miedo, os abrazo y os abrazo a todos en mi Corazón!".
¡Una verdadera bendición celestial! Cuando salimos la Capilla está adornada con muchos gladiolos rosados ​​frescos ofrecidos por los nuevos viajeros embarcados. La fiesta de las 14 primeras Comuniones y Confirmaciones es hermosa porque el Capellán tiene el privilegio, durante los viajes en el barco, de actuar también como Obispo, cuando se presenta la oportunidad.
 
20 de diciembre de 1957
Llegada festiva al puerto de Buenos Aires y amable recibimiento de alguna hermana que, advertida por María, ha venido a esperarme. María, en estos tres años, mientras yo cerraba mi carrera escolar, sembró también la semilla en la capital, donde había pedido, con anticipación, el permiso y la bendición del arzobispo Copello. Nos conocemos muy bien y me hacen quedar con la Señora Lucioni en Plaza Flores, benefactora de la parroquia. Para comer hay un restaurante cercano y mañana y tarde combino bien por mi cuenta.

21 de diciembre de 1957
Voy de inmediato a La Plata a cumplir los compromisos de los pobladores latinos.
 
24 de diciembre 1957
Estoy en Campana por un alto compromiso por la hermana de uno de mis exalumnos.
A medianoche prefiero la Santa Misa en la Capilla de las Hermanas cercanas para evitar la gran confusión de la celebración en la plaza al aire libre, dado el gran calor.
¡En Argentina estamos en pleno verano! Fue conmovedora la procesión de las Hermanas que acompañaron al celebrante para llevar al Niño Jesús y luego hacerlo besar a todos los presentes.
¡Me parecían las vírgenes prudentes con la lámpara encendida hacia el Esposo! “Señor, déjame estar también entre ellos el día de la última llamada. Confío en ti".
A mi regreso, la amable señora me invitó a una recepción familiar. Esto me endulzó, pero no me hizo olvidar las dulcísimas Navidades pasadas en familia, también con los tíos y primos de Oderzo.
Solo el almuerzo me entristecía, pero: ¿no soy yo la pequeña apóstol misionera del Sagrado Corazón?... Y luego... ¡sursum corda!
(Continuacion)

18 noviembre de 2023 - 🕑 4 minutos de lectura

noviembre y diciembre de 2023
En las Navidades siguientes, a medida que la familia espiritual aumentaba, ya no estaba solo.
Fui a confesarme en español, pero dije el acto de dolor en italiano... Qué colegiala tan valiente de castellano... Me consoló cuando me sugirió que le dijera a Jesús: "Gracias por todos los dones que me has dado", y añadió: "Siga con fidelidad, siempre el audu filia del llamamiento divino".

26 de diciembre de 1957
Visita a las futuras Apóstoles Irma y María Elena y a las familias de Latisan: Pinghelli y Pavan. También fui a ver al Padre José del Verbo Divino, Asistente del futuro Centro que será el más grande de Argentina.

27 de diciembre de 1957
Luego de una llamada telefónica fraterna, María Rupolo llegó alegre desde Mendoza. Nos reunimos en el tesoro más preciado de la ciudad: la Iglesia del Santísimo Sacramento situada cerca de la estación y que visité, por primera vez, en 1954.
Por la noche tuvimos otra Santa Misa en la Parroquia de San José donde nos alojamos y así pudimos soportar bien el calor.

29 de diciembre de 1957
Día de retiro en la capital con 8 participantes: ¡Puedo estar satisfecho!

30-31 de enero y finales de febrero de 1958
Visitas continuas, algunas dulces, otras pesadas: a sacerdotes, señoritas, familias, visitas a emigrantes y todo para tratar de pescar vocaciones... En todas partes he sido acogido con amabilidad, diría que con alegría.

He estado tratando de poner a los niños en contacto con madres ancianas que están lejos,

Un poco descuidados, diría abandonados, que finalmente se resienten y se conmueven hasta las lágrimas.

Luego me refiero a las noticias directas de sus criaturas; Desgraciadamente, basta con que una carta se pierda para interrumpir un obediente correspondencia con los miembros de la familia. Al reunirme con los ex alumnos, les recuerdo que la vieja maestra es siempre la segunda madre, por lo que no puedo evitar preguntarles sobre la parroquia, sobre la asistencia a la Santa Misa en los días festivos, etc. ¿Cuáles serán los frutos? ¡Solo el Señor puede saberlo!

Vuelvo cansado, con los viajes más baratos posibles y, a veces, con almuerzos para llevar para evitar la más mínima idea de egoísmo... Realizo algunos trámites con el consulado italiano que están asombrados por mi interés.

A un empleado que me dice: "¿Serás compensado por hacer esto?" Respondo con sinceridad: "¡Tengo la alegría de que me agradezcan ese documento que llevan años esperando para saldar su pequeña herencia!" ¡Qué mayor gozo que ser útil a nuestro prójimo menos dotado!
Algunas personas no pueden entender el desinterés, pero Jesús lo enseñó en el Nuevo Mandamiento y tenemos el deber de ponerlo en práctica. No faltaron las decepciones: un sacerdote jesuita al que traté de dar a conocer nuestro Instituto de espiritualidad ignaciana me respondió con dureza: "¡No tenemos jesuitas!".

Alguna buena joven que me ha sido señalada como una vocación casi segura, mientras hablo prudentemente de la Acción Católica para oír cómo sopla el viento, me dice simplemente: "Con mi prometido seguimos con gusto las noticias de la Acción Católica Italiana"... Continúo un rato y luego salgo sonriendo... ¡Buenas experiencias personales! ...

Una visita interesante fue a la Madre Emma Lombardi, hermana del Padre Lombardi, a quien había conocido en el internado de la universidad de Florencia; Más tarde, fui admitido, en régimen de media pensión, en su casa de Buenos Aires, donde las Franciscanas Misioneras de María tienen adoración perpetua. También es interesante la visita a la señora Mollano: madre de Margaret, que fue miembro del Concilio Vaticano II, y del mismo padre Mollano, nuestro celoso asistente en Mendoza.
(Continuacion)


22 de enero de 2024 - 🕑 4 minutos de lectura

enero y febrero de 2024

Mientras tanto organizamos los Santos Ejercicios en el Colegio de la Annunziata, dirigidos por las Hermanas Dominicas, que son muy buenas y amables.

02 de febrero de 1958. También llegaron las hermanas de Rosario, a quienes María también atrapó. Somos 15. Número simbólico que recuerda los misterios del Rosario. El Padre predica muy bien: habla convencido, entusiasmado, de nuestra querida Compañía.

07 de febrero de 1958. La hermosa fiesta de clausura llenó a todos de santa alegría... profesiones anuales y seis entradas a la segunda aprobación. El Padre dijo:
“Partid vuestro corazón sobre el mármol de esta balaustrada y sacrificadlo a Jesús divino Esposo, como María Magdalena rompió el vaso de alabastro para darle todo el perfume”.

¡Al final las hermanas se fueron y yo me quedé sola para descansar un poco y dar informes escritos a nuestra venerada Madre de estos santos ejercicios fructíferos! Por la tarde, durante el recreo, complací a las buenas monjas contándoles algo sobre el Padre Pío, a quien me había acercado dos veces. También distribuí pétalos de rosa bendecidos por el reconocido Taumaturgo.

Una monja me hizo una observación: ella viaja mucho, yo prefiero quedarme aquí para rezar y trabajar por la educación de la infancia y la adolescencia". Naturalmente respondí: “Su vocación es hermosa porque el Señor la inspiró”. ¡Pero también es hermoso, si el Señor llama, recorrer las calles del mundo en busca de almas en peligro y llevarlas dulcemente al Corazón de Jesús! Creo que el Papa aprobó y bendijo los Institutos Seculares precisamente por esta razón". Incluso en Estados Unidos, tan pronto como se conocen, son apreciados y aceptados. ¡Todo es hermoso y santo en la Iglesia de Dios!
 
Paso el resto de febrero, todo marzo y parte de abril visitando a italianos y estadounidenses.
 
Pasé un buen tiempo en Mendoza, con María como en 1954, luego en Córdoba: largo viaje de noche - las distancias en Argentina son grandes -. Inmediatamente corro a la Iglesia de los Padres Jesuitas para la Santa Misa; me dicen que habrá otra por la tarde, pero prefiero pasar el día con Jesús Eucarístico en el corazón: excelente inspiración porque luego aprendí que por la tarde sólo celebran el primer viernes.
 
La Iglesia es grande, de severo estilo colonial.
 
El hotel que me han sugerido no es muy limpio ni muy agradable, aunque sea barato: ¡no importa! Visito a las monjas carmelitas de clausura y recomiendo sus oraciones, que uno a las de mi amigo carmelita de Ferrara y a las carmelitas de los Apóstoles (fundadas por el vice general Mocchetti de Legnano). Miro la exposición soviética: ¡es tan triste! Una carta impone “Silencio”; tal vez para no contradecir lo que dice: "Cada ciudadano ruso puede pasar sus vacaciones donde quiera", lo cual no es exactamente cierto. ¡Qué doloroso!

16 de abril de 1958.
Al regresar a casa desde la oficina de correos descubrí un gran tesoro: el horario de la misa vespertina diaria en la hermosa iglesia de San Domenico. Aunque he abandonado un poco la tercera orden dominicana, por estar aislado, el buen Santo Domingo me ha traído esta alegría dándome la oportunidad de frecuentarla cada vez que estoy en Córdoba.
 
Realmente necesito luz para entender si el Sagrado Corazón quiere un Centro aquí... Veo muchas dificultades... esperanzas y decepciones... otros Institutos han florecido, especialmente el italiano del "Mater Misericordia", ayudado por un Padre Salesiano. . Ya tiene pensión, clínica, etc....¡todo para gloria de Dios! Siempre “¡Deo gratias!” ¡Señor, ilumíname! ¡Cuántas veces invoqué la luz incluso esta noche, cuando no podía dormir: me sentía muy mal! Luego, como siempre, ¡la Sagrada Comunión de la mañana me trajo paz! El Padre Creola me dice: "Vete..." El Padre Quiroga me dice: "Quédate" y me presenta a dos terciarios dominicos con vocación secular.
 
Intento acercarme a ellos, pero todo es inútil: quieren un Instituto con espiritualidad dominicana, no ignaciana... ¡paciencia! Esta incertidumbre es dolorosa para mí. Sagrado Corazón de Jesús ¡En Ti confío!
(Continuacion)


marzo de 2024 - 🕑 5 minutos de lectura

marzo y abril de 2024

19 de abril de 1958 - Un fuerte impulso me empuja a irme y si la artritis que hoy me provoca la rabieta se calma, me iré mañana por la tarde.

20 de abril de 1958 - Después de un lindo retiro con el Apostolado de la Oración, salí. ¿Quién fue ese amable señor que me hizo pesar mis maletas, como hacen aquí, pagó mis honorarios y me recomendó a su amigo y su señora? Tuve la impresión del arcángel Rafael: ¡que el Señor lo recompensé! ¡Noche discreta! Llegando a las tres, me detuve más de una hora en el bar de la estación; Luego, a la luz de las estrellas, caminé lentamente en busca de una Iglesia, pero aún estaba cerrada.
 
Esperé afuera hasta las 6.30 am, ¡pero qué decepción! ¡No hubo misa hasta las 8! Entonces vuelvo a emprender el camino a pesar del dolor de espalda y... qué alegría: encuentro abierta e iluminada una hermosa capilla de la Inmaculada Concepción con unas monjas meditando... después de la Santa Misa pregunto si puedo ser aceptado como huésped.  Me responden con un gran sí. ¡Qué gracia!
 
Otra vez experimento que el buen Dios intenta, pero nunca abandona. Con un taxi vuelvo a la estación a recoger mis maletas… almuerzo; un buen descanso y luego a la estación portuaria de Rio Paranà... Busco a un italiano de Como que al día siguiente me presentará al santísimo obispo monseñor Tortolo, que tan paternalmente me acogió.
 
Prometió ayudarme... parecía que se renovaba el bellísimo episodio de San Juan: se formó un grupito decente, pero, misterio de la Cruz, volví otras veces ¡pero todo naufragó! Purificación deseada por ¿Dios? ¿La venganza del diablo? Paranà desapareció del horizonte de mi querido y también atormentado Instituto: ¡Fiat! Cada vez que cruzo el río Paraná al atardecer, disfruto de la vista más maravillosa de todas.
 
El cielo y el agua se funden en un rojo indescriptible durante más de una hora... es como un sueño... ¡soñar con el Paraíso!
 
26 de abril de 1958 - Me quedo en casa por culpa de mi espalda traviesa: abusé de ella y ahora quiero volver a hacerlo. En la Santa Misa estaba un poco distraída: pensaba en todas las hermanas que hoy, más o menos reunidas, renuevan su consagración al Celestial Presidente: ¡Mater Boni Consilii! ¡Madre nuestra, protégenos siempre, como siempre, haznos santos!
 
30 de abril de 1958 - Escribí muchas cartas y visité al "Buen Pastor". También ésta es una obra verdaderamente preciosa: si tuviera veinte años no sabría cuál elegir, pero lo importante es convertirnos viviendo como perfectamente posible donde el Señor llamó, con tanta bondad y misericordia. Pero el viaje es largo y difícil.
 
Pido al venerado Fundador que me inspire, él que tanto amó a nuestra pequeña Compañía (después del primer viaje, con una sonrisa en los labios, siempre me llamó: ("mi americano"). Espero que desde el cielo me apoye. y ayúdame: ¡realmente lo necesito!
 
2 de mayo de 1958 - Regresé a casa de la simpática pensionada de Santa Fe, espero haber descubierto una buena vocación: ella es napolitana, habiendo venido de niña como inmigrante: la veía todos los días en la capilla para la visita a Jesús. en el Sacramento. Me acerqué a ella tirándole el anzuelo y espero no volver a dejarla... ¿podrá ser esta la semilla de un centro en Santa Fe?
 
8 de mayo de 1958 - Parto hacia Rosario. Rezo la súplica de Pompeya en la hermosa catedral dedicada a la Virgen del Rosario.
Hermosa es también la imagen del Sagrado Corazón que parece decirme: "No te desanimes, confía". Visito a muchos familiares de familias italianas. Estoy cansado, pero mi espalda aguanta mientras tanto.
 
16 de mayo de 1958 - Audiencia a Su Eminencia el cardenal Caggiano, hijo de madre friulana. Hablamos también de nuestro Santo Padrino Monseñor Giuseppe Nogara a quien conocía y apreciaba mucho. Posteriormente llegarán importantes documentos del Cardenal Caggiano y de los arzobispos y obispos de Mendoza, San Juan y Tucumán, certificando que en las diversas diócesis los Apóstoles sirven a la Iglesia y son una válida ayuda para el catecismo, la Acción Católica, las obras de caridad, etc.
(Continuacion)


mayo de 2024 - 🕑 5 minutos de lectura

mayo y junio de 2024

24 de mayo de 1958 - Otra vez en Santa Fe, el viaje de casi cuatro horas me pareció muy corto por la interesante conversación que tuve con un viajero: pero cuántos errores... comunista y espiritista... ¡Señor, ilumínalo! Prometí rezar por él y también por aquel zapatero al que le pedí que quitara esas feas ilustraciones que se esperaban en las paredes de su taller... Muchos pequeños inconvenientes surgen aquí y allá, pero cuando encuentro algún pequeño sacrificio, especialmente inherente a la pobreza, me siento más cerca de Jesús y, por lo tanto, más fácil de obtener las gracias espirituales que me son tan queridas.
 
27 de mayo de 1958 - Después de tantas oraciones, de tantas angustias, la radio anuncia que Italia sigue siendo cristiana en el Gobierno. Se lo comunico, emocionado, a una monja italiana de São Paulo que también me lo agradece con emoción. Nos habíamos conocido en la librería que visito con frecuencia... No quiero arrepentirme de no haberlo aprovechado.
 
4 de junio de 1958 - Todavía estoy en Rosario como huésped de la casa del "Buen Pastor" en una habitación cómoda, pero me bajo del tranvía una parada antes, porque no creen que sea un capataz del "Buen Pastor"... Qué idea tan graciosa... Y, sin embargo, así es exactamente como es.
Fiesta del Corpus Christi y mi onomástico religioso... ¡Pido luz, tan necesaria y a veces difícil, para hacer la voluntad de Dios!
 
13 de junio de 1958 - Es la segunda fiesta del Sagrado Corazón que se pasó en Argentina aquí y allá, días de retiro con hermanas encontradas o atrapadas, siempre con excelentes predicadores.
A veces, incluso a lo largo del viaje, con esperanzas y ... Decepciones: ¡Fiat! Riqueza de la Santa Misa.  El Padre nos dijo el domingo pasado: "¡No se pierdan una misa más si pueden escucharla! Tiene razón...
Mimì, la hermana del médico Buguè, que está gravemente enferma y está mejorando; A los veinte años, nada más graduarse de la escuela secundaria, quiso ser monja franciscana, pero su salud, perdida casi repentinamente, no se lo permitió: ¡el Sagrado Corazón quería que fuera Apóstol!  Después de la preparación necesaria, aún no completamente curada, durante una Santa Misa celebrada en privado, hizo su consagración anual: ¡toda feliz!
 
20 de junio de 1958 - Segundo aniversario de la muerte del Padre Fundador (1956) ¿Cómo siento su protección en este tiempo de intenso trabajo... Tantos enfermos de gripe y Dios me salva, a pesar de mis dolencias...
 
25 de junio de 1958 - Después de muchas vueltas, aquí y allá, arriba y abajo, salí para Córdoba a las 17:00.
El padre Creole me había escrito: "Encontraremos una cama para ti en una habitación o en un dormitorio" y me dio varias direcciones; ¡Pero nadie podía acogerme! (En este evento medité la noche del 24 de diciembre en Belén, cuando no había lugar para ellos).
La oscuridad aumentaba, y cuando llamé a la pensión universitaria de la Sagrada Familia española, ya fuera por cansancio, hambre o melancolía, rompí a llorar involuntariamente.
La buena superiora se conmovió y me acogió en su habitación, acomodándome muy bien, dándome la oportunidad de volver otras veces con las hermanas.
Al día siguiente visitamos al Superior de los Jesuitas que está entusiasmado con nuestro Instituto a pesar de que no tenemos ninguna actividad laboral:
"La vuestra es una gran misión porque sois portadores de Cristo en medio de esta sociedad pagana... esparce un poco de perfume en silencio en medio de la tierra y el lodo"...
Me promete su ayuda. ¿Seré capaz de encontrar algo en esta ciudad de mis suspiros?
A pesar de tantas decepciones, sigo siendo optimista... ¡pero...!
Hice gestiones para cambiar algo de dinero y recuerdo cuando Monseñor Nogara nos dijo que el cardenal rezaba por la mañana pidiendo: "Señor, dame almas y dinero".
Parecería un contraste y sin embargo no lo es, si se toma en la dirección correcta... ¡Bonita sorpresa! Visitando a la hermana, una Hermana de la Niña María, de uno de nuestros Apóstoles, encontré una misa vespertina. ¡Gracias Jesús!
(Continuacion)

Contatti
NewsLetter
Compagnia Apostole del Sacro Cuore  Via Arnaboldi 2, 20155 - MILANO (ITALY)  PIva - CF: 84002700155
sito in lingua Italiano
 Dónde estamos  |    Archivo  |    Contactos  |    Newsletter  |   Coockie Policy
Dónde estamos   |   Archivo   |   Contactos   |   Newsletter
Coockie Policy
Compagnia Apostole del Sacro Cuore
Via Arnaboldi 2, 20155 - MILANO (ITALY)  PIva - CF: 84002700155
Compagnia Apostole del Sacro Cuore
Via Arnaboldi 2, 20155 - MILANO (ITALY)
PIva - CF: 84002700155
Compagnia Apostole del Sacro Cuore
Via Arnaboldi 2, 20155 - MILANO (ITALY)
PIva - CF: 84002700155
© Apostole Sacro Cuore
© Apostole Sacro Cuore
© Apostole Sacro Cuore
© Apostole Sacro Cuore
© Apostole Sacro Cuore
Política de Privacidad
Política de Privacidad
Política de Privacidad
Política de Privacidad
Política de Privacidad
Regreso al contenido