Encuentro: Uberlandia 1 - 3 de mayo 2015 - Apostole del Sacro Cuore

Logo Apostole
Logo Apostole Small ES
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Eventos
Incontro Uberlandia
Las Tesoreras y provinciales de América Latina, estuvimos en Uberlandia, Brasil del 1° al 3 de mayo. Gozamos de la ternura, misericordia y cercanía de Dios a través de las enseñanzas de Papa Francisco, Padre Junior y los sabrosos platillos de Mariulda. El Señor estuvo grande con nosotros…
El material de estudio fue la carta circular Líneas Orientativas para la gestión de los bienes en los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de vida Apostólica, que responde a la misión de iluminar, bendecir, vivificar, levantar, sanar y liberar del Papa Francisco y de cada discípulo- misionero.
La Palabra de Dios que iluminó nuestras reflexiones fue Marcos 6, 30-44. Jesús lo vió todo desde la perspectiva de la compasión, recordando al profeta Ezequiel 34: sintió y siente ternura por los enfermos. Misericordia por los desgarrados y solitarios, cercanía por las ovejas perdidas que nadie busca.

Si analizamos las causas del deterioro social y de la crisis eclesial, vemos que hay entre nosotros muchísimas ovejas sin pastor. Jesús no se incomoda con la gente: sintió compasión de ellos, no los abandonaba nunca y les enseñaba muchas cosas.

Dejemos que Jesús, con su fuerza, transforme nuestros corazones  y renueve nuestras comunidades….Que su mirada corrija nuestras distorsiones, miopías y cegueras….Ternura, misericordia y cercanía son virtudes que debemos pedir como carismas, como gracias especiales para ejercitarnos en ellas y renovar, así, nuestra conducta.

Debemos alegrarnos, disfrutar de la amistad, rezar, agradecer, adorar, apreciar…y no cansarnos de hacer el bien…Se trata de recuperar la armonía interior. Jesús nos invita a vivir de dentro a afuera y no de fuera hacia dentro.

La ternura, para vivir la comunión, solidaridad y fidelidad la encontramos expresada en los artículos 3, 4, 9, 12, 15, 17, 42, 50, 63 de nuestras Constituciones.

Padre Júnior nos recordó los artículos 9, 12, 15 18, 20, 35, 41, 42, 52, 63, 95 para vivir la misericordia.

De igual manera citó los artículos 6, 9, 12, 14, 15, 17, 35, 37, 38, 42, 50, 63 y 80 para vivir con cercanía.

En Marcos 6, 37 el Señor nos ordena: Dénles ustedes de comer. Los discípulos querían despedir a la gente…que cada uno se las arregle como pueda…Esta actitud excluye la comunión, solidaridad y fidelidad de la propuesta del Maestro…Dénles ustedes de comer…Es una provocación revolucionaria…es la óptica del Reino: encontrarnos con Jesús y su consolación para ser consoladores del Pueblo de Dios.

Dénles ustedes de comer…Desde esta óptica se nos enseña que los bienes de los Institutos de Vida Consagrada y de las Sociedades de Vida Apostólica, son bienes eclesiásticos. Por lo cual, debemos cumplir, en nombre de la Iglesia, la misión que se nos confía, mirando al bién público, al bién de todos.

Esta es la razón por la cual los bienes económicos están en relación directa con los fines del servicio y tienen como límite la generosidad del empleo y la espiritualidad del significado.

La dimensión económica de los Institutos y Sociedades de Vida Consagrada, pasa por las personas y la misión encomendada. Es por ello que necesitan dar el testimonio evangélico en atención a los hermanos y hermanas

En orden a los principios de gratuidad, fraternidad y justicia, fundamentados en los valores del compartir y la comunión…Es la lógica del don….Y ése es el aporte de la Vida Consagrada al desarrollo económico, social y político, el cual necesita humanizarse, dando espacio al principio de gratuidad, como expresión de fraternidad.

Así nos enseña el Amado…Dénles ustedes de comer… y sobreabundó! El primer criterio de evaluación de las decisiones que tomemos a nivel económico y a cualquier nivel, es la fidelidad al carisma fundacional y al patrimonio espiritual del Instituto, junto a estas exigencias evangélicas de la lógica del don. Porque “la naturaleza del carisma encauza las energías, sostiene la fidelidad y orienta el trabajo apostólico de todos hacia la única misión: Id y haced discípulos a todas las nacines…” Mateo 28, 19-20.

Es necesario emprender una re-lectura de la misión en función del carisma y, así, cada Instituto y Sociedad de Vida Apostólica: defina, realice, elabore, utilice, abandone, revise, consttruya….su misión.

1.- Defina qué obras y actividades llevar adelante.

2.- Realice una buena planificación de los recursos.

3.-Elabore planes plurianuales y proyectos en orden a prevenir los problemas.

4.- Utilice el presupuesto para las obras y  las comunidades, para formarlos en una dimensión evangélica de la economía y evaluar los criterios de mundanidad (acumular para después distribuir), criterios que nos contaminan.

Al respecto nos instruye el Padre Júnior: seguir la perspectiva del Reino. Nos insta a la creatividad, planificación y organización. La pedagogía de Jesús asume esa dinámica para que podamos favorecer la vida, la acción evangelizadora, el bien común. Marcos 6, 40…Dar de lo que tenemos para que sobreabunde….

Actuar para que todos tengan lo necesario….Dénles ustedes de comer…con lo que hay….

5.- Abandone el asistencialismo en las obras.

6.- Revisar lo sustentable en las obras.

7.- Construya nuevas estructuras ágiles y fáciles de gestionar.

El testimonio evangélico exige transformación en el respeto de las leyes canónicas y civiles. Vigilancia y controles al servicio de la comunión. En tal fín se recomienda a los Superiores Mayores y su Consejo, las siguientes pautas:

Elaborar sistemas de controles internos según las obras.
Aplicar los principios evangélicos a los objetivos económicos.
Tener visión clara de cómo se gestionan las obras .
Aprobar los planes de inversión y presupuesto anualmente.
Exigir documentación y registro de las distintas operaciones.

Todo esto nos alegra, porque gracias a los buenos oficios de nuestras queridas Margarita, Rosarito y Elba, ya lo estamos realizando en gran medida en América Latina.


A los servidores de esta dimensión económica se les pide:

1.- Dar cuenta de su labor en forma periódica. En las Provincias de América Latina lo hacemos mensualmente. Enviamos a Rosarito planillas de rendición de cuentas, dado que ella es la servidora de los asuntos económicos a nivel latinoamericano.

2.- Documentar transacciones y contratos con las normas legales de cada país.

3.- Utilizar sistemas modernos de archivos y guardar la información en forma digitalizada.

….Que no se desperdicie nada….Buscar ayuda de expertos y balances certificados. También la colaboración de otros Institutos en los referente a las normativas civiles y , como punto importante, se nos pide formarnos para el servicio económico.

Así, pues, iluminadas, bendecidas, vivificadas, sanadas, levantadas y liberadas, regresamos a nuestras respectivas Provincias para revisarnos y ordenar los asuntos económicos conforme a lo aprendido….Dénles ustedes de comer….para que sobreabunde….Gloria a Dios!
Regreso al contenido | Regreso al menu principal