Glorificazione Busnelli: Glorificazione del R. Padre Ernesto Busnelli - Apostole del Sacro Cuore

Logo Apostole
Logo Apostole Small ES
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Glorificación del R. P. Ernesto Busnelli SJ

Todas nos sentimos felices con nuestra vocación, le agradecemos al Señor por habernos llamado a seguirlo de tan cerca y en este Instituto.

Desde la eternidad El nos pensó Apóstoles del Sagrado Corazón y para eso eligió al padre Ernesto Busnelli SJ y con su Espíritu lo inspiró, lo guió y le dio fortaleza para que fundara esta hermosa familia espiritual. El Padre, obediente a Dios, inició un camino difícil y fue imprimiendo sus grandes virtudes en la Pequeña Compañía que nacía: abandono en el Corazón de Jesús y pasión por la Eucaristía, amor a María, amor a la gente, humildad, caridad, fidelidad a la Iglesia.

Hoy, sus hijas, herederas de su misión para la Gloria de Dios, miramos agradecidas al padre Ernesto por su sí a la inspiración del Espíritu. El fruto da a conocer las obras y nosotras, esparcidas por varios países, mostramos que Dios bendice su obra.

Nuestro agradecimiento nos lleva a pedir al Padre Dios que lo "glorifique con la corona de los santos", para que su humildad brille en la Iglesia y motive un ardor misionero a favor de la vida consagrada.

Les enviamos esta oración que compuso Monseñor Sergio Buenanueva, Arzobispo Auxiliar, de la Arquidiócesis de Mendoza - Argentina. Les pedimos que nos unamos todas en ella y el Señor se complacerá en escucharnos.  
(Susana Brunet)

Biografía completa (compilación de Don Alessandro Greco)

Oración

Padre de misericordia,
tú infundiste en Ernesto Busnelli, sacerdote jesuita,
un amor apasionado al Corazón eucarístico de tu Hijo,
y lo inspiraste para que promoviera en la Iglesia
la vida consagrada al servicio de las vocaciones,
te pedimos que lleves a término la obra de tu gracia,
glorificando a tu servidor con la corona de los santos.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Con aprobación eclesiástica: + Sergio O. Buenanueva Obispo auxiliar de Mendoza.
El 31 de mayo 2013, el papa Francisco nombró obispo de San Francisco, en la provincia de Córdoba a Sergio Osvaldo Buenanueva, de 49 años, actualmente obispo auxiliar de Mendoza.





Para la Mayor Gloria de Dios y para el bien de todos nosotros hemos “soñado” que el Padre Ernesto Busnelli sj sea incluido entre los Santos.
La Presidente General con su Consejo, ha confiado este servicio a la Provincia de Italia en la persona de la Apóstol Luisa Nodari.

Con María Bellati hemos ido a hablar con Don Marco Gianola, encargado para la causa de los Santos de la Diócesis de Milán y precedentemente lo hemos puesto al corriente de nuestro deseo con respecto al Fundador P. Ernesto Busnelli.
Él nos ha dado mucha fuerza en este nuestro sueño!!!. Se ha puesto a nuestra disposición para ayudarnos en este recorrido, no fácil, pero rico de gracias particulares, para nuestra consagración.

Refiriendo luego todo cuanto ha escuchado a la Presidente General y su Consejo, hemos tenido la indicación de formular un proyecto con un equipo encargado de llevarlo adelante.
El proyecto ha sido denominado “Proyecto Padre Busnelli”

En breve:
• Coloquemos al Padre Busnelli, en el centro de nuestra oración personal y comunitaria organizando también grupos en la Parroquia.
• Dar encuentros de formación sobre las virtudes del P. Fundador, para que de su carisma extraigamos riqueza para nuestra vida de consagradas.
• Profundicemos sobre sus virtudes, su santidad, a través de la lectura meditada de todo aquello que ha llegado de sus escritos.
• Las responsables que habitualmente visitan a las A.S.C. ancianas, ilustraran todo este proyecto, fortaleciéndolo, ofreciendo sus sufrimientos y plegarias. Si ellas han conocido al P. Busnelli, se recopilara sus testimonios.
• Proponemos, en el “Proyecto P. Busnelli”, que el 20 de cada mes, aniversario de su nacimiento en el cielo, sea para nosotros un día de oración particular, de meditación sobre el P. E. Busnelli, de ofrecimiento de un pequeño sacrificio para su beatificación y para que nuestra vida de consagración sea siempre más de Apóstol del Sagrado Corazón, realizando el sueño del Fundador “Por las vocaciones vale la pena dar la vida
Luisa

“El justo vivirá por la fe.” (Rm1,17)

EL título “Sueño: proyecto Padre Busnelli” como ha anunciado la Provincial de Italia, en la anterior circular, tendrá una serie de artículos, que conseguiremos de los libros a nuestra disposición (marrón, azul, rojo) las virtudes de nuestro Padre Fundador.

El objetivo es profundizar, leyendo y reflexionando sobre las virtudes del Padre, sobre su santidad para vivir siempre mejor nuestra vocación de Apóstoles del Sagrado Corazón.

La Fe

Vivir la Fe: dejarse guiar por Dios, querer ardientemente que Jesús sea amado por siempre, con la máxima deferencia.

El espíritu de fe debe ser como el aire que respiramos, mezclarse en todo y acompañarse en todo.

Hija del alma de poca fe, escribe a la General, la dificultad no debe ser necesaria para retroceder en   la confianza y la oración (m.P.409)

¿Gente de poca fe que temes? Si la obra no viene de Dios se resecara al instante, más si viene de Dios florecerá .Vera como el Instituto florecerá con el sacrificio; Veo al Señor  que siembra árboles en el jardín de las A.S.C.. Cuando es el tiempo de Dios, nadie lo puede detener y el tiempo de Dios vendrá.

“Mi tristeza por su indisposición, mi bendición provista de Dios. La enfermedad es una contrariedad: La abrazo particularmente en Jesús, don precioso del amor de Jesús.”

¿Muere una A.S.C.? El Padre manda su congratulación a la General: “Tiene otro Ángel en el cielo”

Otra vez por la muerte de una A.S.C.: “ Me entristece por su perdida… pero como es consolador diré Dios Gracias! Que el Buen Dios conceda que aquella alma para que la Pequeña Compañía se perfeccione”

“Oh magnifica Fe”, exclama “que aumente en nuestra mirada y lo hace cumplir con nuestras caras sonrientes.

La expresión “sonriente” retorna más cuando el Padre habla de los difuntos y en una realidad de Fe.
El Padre ama mucho la naturaleza y nos enseña a contemplarla:” “Disfrutar y gustar, Jesús en la naturaleza. Las flores son la sonrisa de Dios.” (m. 410-411)

Por todos los escritos del Padre emerge una Fe adamantino, un continuo llamar a la confianza, a confiar en la “Providencia Divina”.

Pero seguro también por el allí que eran momentos de oscuro, tedio y repugnancia (mar414).
“Ser su víctima, cosa que sentir cuando se sufre cuando al espíritu izquierdo completa luz” “La fortaleza es necesaria para vencer el tedio y la repugnancia   incluso en tratar a Dios”. “¿Dios esta aburrido?  Decimos también esto a Él.” “¿Desalentado?  ¡Qué mala palabra!”

La mañana del 10 Agosto de 1940, se le dio el anuncio del brote de la segunda guerra mundial, a los fines de un  curso de Ejercicios Espirituales, todos se turbaron, pero el Padre  recogió un instante con su tono calmo, dice: “ Hijas estamos en la mano de Dios, porque agitarse así? Aceptemos con amor la prueba, confiemos en El” “ninguno de nosotros morirá”. De esa manera, a pesar de ese desastroso bombardeo en Módena, del grupo de 40 Apóstoles ninguna fallece (m.p.416) La Fe, completa confianza en Dios, se traduce en ”confianza, abandono en El”
A la “calma”, “a la tranquilidad” El Padre exhorta: “Calma de un General- amor de Virgen- desprecio de un eremita.”

“Abandonarse al amor infinito y misericordioso, confiando, mostrando esta confianza en la tranquilidad del espíritu y del trabajo.”

Agrega: “La ansiedad y la prisa nos indican que todavía hay demasiado para dejar las acciones impetuosas”

El tema del “trabajo”  que hacer  ordenado y tranquilo a menudo utilizado la exhortación del Padre, si podría tratarlo en relación a otra virtud, pero parece conectarlo a un lado en la confianza de Dios, en otro orden que debemos ofrecer:
“Jesús es bueno hacer ver que El piensa para trabajar y por lo que quiere que la ASC ame tanto el trabajo, con tranquilidad y sin preocupaciones… que seamos fieles al Método y a la Regla y El ayudar en todo.

“Orden para arribar a la Santidad… Santidad y Orden, porque Dios, no es un Dios de desorden, sino de paz” ¿Todo lo creado no es fuerza ordenado perfecto?”

“Toda mi vida por lo tanto debe alabar a Dios., con tranquilidad, con –orden-con armonía- Imitar la armonía del creador”
Un motivo psicológico es profundizar esta exhortación. La calma es necesaria para la libertad del espíritu: “No es un trabajo de auto a 100 km, oprimiendo el espíritu, el espíritu debe vivir.”
La calma no es sinónimo de frialdad, de inercia espiritual, de ausencia de lucha, de confianza en Dios… Pero una humildad dejando a Dios. Procurar mantener la calma sobre todo en sus miserias…. calmar incluso en el aburrimiento.

“La Fe toma forma en: confianza – calma – amor - valor,  humildad y el ardor por  Jesús…. Coraje!  En la calma del espíritu se forma un espíritu todo ardor por las almas…” (mar.416-419)

María Teresa

"La Esperanza"
 
“Porque hemos sido salvos en la esperanza"

Roma 8: 24-25 "Porque con esperanza hemos sido salvos". Ahora, lo que se espera, si se lo ve, ya no es un objeto de esperanza de hecho, lo que uno ya ve, ¿cómo podría esperar? Pero si esperamos lo que no vemos, lo esperamos con perseverancia".
 
Sir 2.6. 9 "... Confía en Él y Él te ayudará, sigue recto el camino y espera en Él "…. "Tú que temes al Señor, espera sus beneficios: felicidad eterna y misericordia".
 
Las citas bíblicas iniciales nos ayudan a entender cómo vivió el Padre Ernesto. La esperanza vivió: toda su actitud era de confianza en Dios, en el Sagrado Corazón de Jesús, "de sus pensamientos podemos derivar las líneas cristológicas de su doctrina" (DA Greco p. 0.78)
"Debemos ser devotos a la humanidad de Jesús; San Ignacio fue muy devoto de ella: imitémoslo".
Esta breve reflexión no es secundaria, la Humanidad de Jesús se realizó para el Fundador en la devoción al Sagrado Corazón, una manifestación visual del Amor de la Santísima Trinidad, para toda la humanidad. De las notas, recuerdos, meditaciones de los ASC recopilados por Miss Pederzoli, transcritas y almacenadas en los libros disponibles para los Apóstoles, prefiero el libro con la cubierta marrón (m) titulado: P. Ernesto Busnelli s.j.,
 
Creo que puedo deducir mejor que su confianza en la fe se nutrió y significó una gran esperanza.

A veces, la palabra iba acompañada de la palabra , pero el Padre la entendía como un respeto por Dios el Padre, por el Señor Jesús, por la Santísima Virgen.
 
"¿Qué puedes temer si apuntas al extremo supremo del Cielo?"
"Si guardamos nuestros corazones para él, nada puede perturbarnos".
"No te preocupes por las cosas de la tierra: tu mirada al cielo, donde Jesús nos espera".
"La esperanza en Dios es más ardiente, cuanto más oscura es la vida y más tremenda es la prueba" (m 427)
 
Podemos deducir, que el Padre Ernesto alcanzó en la vida, la perfección de la virtud de la esperanza. A veces, si la presunción y la desesperación se colocaban como obstáculos para la esperanza, él hacía todo lo posible por eliminarlos, como los de la vida de la persona que tenía delante, recurriendo a ejemplos de humildad, casi como una extensión de la esperanza en Dios, y con la invocación:¡solo Jesús! Lo quería como un lema para el Instituto, una oración es un ejemplo, que incluso hoy usan los Apóstoles del Sagrado Corazón:
 
"Solo Jesús es el dueño de mi corazón,
con Jesús solo trabajo y cargo mi cruz;
de Jesús solo mi fuerza y ​​mi alegría,
para Jesús solo mis oraciones, acciones y sufrimientos,
to do para ti, o para el Sagrado Corazón de Jesús ".
 
La Santísima Virgen es el otro gran amor del Padre Busnelli: "No venimos a Dios sino por Jesucristo, pero quien nos trae es María. El apóstol que no tiene una gran devoción por María no está seguro de su vocación".
 
Pero, ¿en qué consiste esta devoción? "Como para componer una hermosa estatua, el escultor puede colocar la arcilla en el molde y darle forma, así que debemos pedirle a María que la forme". "¿Qué le debemos dar a María?
 
La salud, porque la usa para mayor gloria de Dios; enfermedad, porque es un holocausto de reparación;
el corazón, para que pueda ser una lámpara perenne delante de Jesús;
los méritos, para que puedan ser incienso al trono de Dios;
las satisfacciones, porque ofrecen gracias al Señor;
los deseos, para compensar las deficiencias de nuestro amor, todo por Dios, pero ofrecido a las manos de María, Madre del Buen Consejo ".
"¿Cómo deberíamos darle a María? Como la esclava en la mano de la dueña". (m 456)
 
El Fundador afirma repetidamente que Nuestra Señora, Madre del Buen Consejo, es "la verdadera fundadora del Instituto, la Divina Superiora".

Y esto es un verdadero signo de esperanza, para él, el Profeta de I. S., que, siguiendo las indicaciones del Espíritu, y la lectura de los signos de los tiempos, fundó la Pequeña Compañía de amor, como  la llamaba en un principio. En la vida diaria, él urge:
 
"No dudes, nos veremos de nuevo; la Presidente divina lo pensará".
 
Él lo experimenta:
"Confío en que Nuestra Señora me dará la oportunidad de volver a verla. En estos meses, él me ha satisfecho en muchas circunstancias. Él continuamente te insta a tener esperanza:
Confiamos tanto en La Madre del Buen Consejo: confío mucho, porque lo dejo a Madre del Buen Consejo.
Se trataba de la redacción de las Reglas del Instituto.
"Yo soy viejo", dijo el padre "Me gustaría ir al cielo para ver a Nuestra Señora y darle las gracias". (m 458)
Así testifica un Padre Jesuita, novato en el último período de la vida del Fundador, que sus últimas palabras fueron:
"Paraíso, paraíso".
María Teresa


"La Caridad"
 
"Bienaventurados los ojos que ven, lo que ves" (Lc 10, 23) dice Jesús a los discípulos; podemos aplicar esta Beatitud al Padre Busnelli, porque el Fundador, un profeta moderno, vio señales que casi nadie veía. Guiado por el aliento del Espíritu Santo, fundó los Apóstoles del Sagrado Corazón, recomendándole un Amor inconmensurable a Dios tal como surge de toda su correspondencia. Una prueba pequeña y significativa se puede encontrar en la página 433 del libro marrón:
 
“Ama a Dios por sí mismo y por su perfección y bondad...
un Dios quiere ser amado por Dios, es decir, antes que nada,
en todos y sobre todo.
Amamos a Dios sobre todas las cosas:
más que nuestros bienes, porque son terrestres,
más que amigos, porque son mortales;
más que la vida porque cae,
más que a nosotros mismos, porque somos suyos ". (m 433)
 
Aquellos que escucharon al Padre Busnelli o recibieron su propio texto, permanecieron fascinados por el amor al Señor que podía transmitir casi como si se hubiera convertido en un testigo vivo. Esto lo quería de su Fundación: preparando las almas para un amor cada vez más perfecto:
 
"¡Si supiéramos la belleza, la grandeza, la dignidad y el valor de un acto de amor perfecto para Dios! ... ¿Quién puede explicar, indicar las formas de quemar amor a Jesús? ¿Un serafín? No: Jesús, Él, Él solo enseña almas. Pero debemos estudiar cómo prepararnos mejor para este Amor Divino.
 
Jesucristo, el Verbo encarnado, está en el centro del ascetismo del P. Busnelli.
 
"Él es la vida espiritual, él es la causa eficiente de la vida junto con el Padre y el Espíritu Santo". La humanidad de Jesús es su causa instrumental.
Amaremos y honraremos la humanidad más santa de Jesús, especialmente su bondad, bajo el símbolo del Sagrado Corazón. Debemos ser devotos de la humanidad de Jesús... Debe ser una devoción práctica al recopilar sus virtudes características, su mansedumbre y humildad ".
 
"El de las Apóstoles es la verdadera compañía del amor, que tiene el Sagrado Corazón especial de Jesús como fuente y sede del amor perfecto. Jesús solo! Solo él debe ser amado y por tantas almas. Jesús te ama y te hace amar.
El propósito de A.S.C. es ganar corazones, para Jesús y todos para Él. El corazón es amor. El corazón completamente consagrado a Jesús, sacrificado por él, es amor perfecto. (m 433-450)
 
Más allá de lo mencionado y de otros que se encuentran esparcidos en el Evangelio, la lista de las Bienaventuranzas (Mt 5-1-11) ¿de dónde vienen?
 
Dios Padre con la Antigua alianza había "elegido" a un pueblo para hacerlo su Reino "Sé santo, porque yo soy santo" (véase Lev 19: 20,26) es la síntesis de sus elecciones. Jesús, encarnado, diciendo: "Convertíos porque el Reino de Dios está cerca" ha asumido el criterio, es el discurso de las Bienaventuranzas (Mt 5,1-11).
¿Puede el equivalente "santo" ser reemplazado por la palabra "bendito"?
 
Nuestro Fundador ciertamente vivió las Bienaventuranzas: pobreza, aflicción, mansedumbre, misericordia; en 1922, por razones de salud, fue a Módena; en el mismo año en que se mudó a Bérgamo, obedeció,... es su Vía Crucis, ¿podemos decir "santo como el pobre de espíritu"?
 
Aceptando y ofreciendo sus sufrimientos son aquellos que confían en Dios, aquellos que lo aman más que a sí mismos, como aquellos que aman profundamente al Sagrado Corazón y a su Santa Madre, saben que su vida y el resto están en sus manos.
Sin embargo, la Divina Providencia le permitió en esas dos estancias, a través de la , conocer, seguir y entrenar a diferentes jóvenes en la vida de la perfección.
 
El núcleo de la secularidad consagrada nació de esta manera, gente que deseaba entregarse a Dios, permanecer en la familia y en la situación laboral.
Este grupo, el Padre lo llamó: La Pequeña Compañía.
 
Más tarde, con el amor de Dios que lo llenó, con sencillez y humildad, lo vivió como un regalo de Dios:
"El Señor lo guió solo" (Deut 32.12), "tú eras el trabajo de Dios solo" repitió
 
Como todos los Profetas y el mismo Señor, el P. Busnelli también tuvo su tiempo oscuro: y durante muchos años, fue considerado muerto, nunca una palabra, nunca escribió a los Apóstoles, nada.
Recordando este hecho, cuando pudo reanudar los contactos con los Apóstoles, seguido en ese largo período por P. Leonardi s.j., concluyó (Tomado libremente de las páginas 36-37 de "Como un grano de mostaza").
 
La Santísima Virgen, Madre del Buen Consejo, fue una de sus grandes devociones, tanto así que escribió: "el Corazón de Jesús escucha a M.B. Consejo, si la Virgen está contigo, el Corazón de Jesús te inundará de gracias".
 
Pero, ¿en qué consiste esta devoción?
El Padre sugiere una devoción muy sólida a la enseñanza de San Luis Grignon de Monfort:
 
"Debemos pedirle a María que sea formada por ella, desde su modelo perfecto" para que aprenda a leer del Evangelio sus virtudes, de la que ha sido llamada la "Sierva del Señor", aplicándolas a su vida mientras la arcilla se deja quedar modelo del alfarero.




María Teresa


"La Humildad"

C1 "Dios es el único Señor de la historia: todas las cosas y toda la humanidad fueron creadas para alabar, venerar y servir a Dios participa misteriosamente en su vida y en la santidad que comunica y da continuamente a su Iglesia".

C 19 El humilde reconocimiento de que somos criaturas redimidas ante Dios Creador y Redentor es el carisma que el Fundador ha recibido y ha sentado las bases para la vida del Apóstol y del Instituto para implementarlo en la vida de la Iglesia.
 
Padre Busnelli "La santidad está hecha de coraje, constancia, en silencio y en las sombras, la santidad está hecha de una larga cadena de fiat, lista, serena. Jesús dice: "aprended de mí que soy manso y humilde de corazón". La humildad es virtud, como el musgo, cuanto más lo ocultas, más se manifiesta con el aroma y si lo llevas al descubierto pierde su aroma. Las virtudes no brillan, no desean ser admiradas; no piden recompensas, viven poco: su recompensa está en el bien que hacen y en el gusto que le dan a Dios. La humildad es evitar las alabanzas, pasar desapercibidas y estar esperando, reunidos y atentos como dice Jesús. o autoritario, (de la Liturgia), listo en la necesidad inmediata, inspiraciones santas en momentos de debilidad, conversaciones íntimas llenas de dulzura, que revitalizan nuestra fuerza y nos hacen victoriosos en la tentación.

La humildad no se queja del tiempo, ni de los malentendidos, ni de las dificultades físicas o internas, todo debe ser iluminado con el Espíritu de Fe. Todo se convierte en una fuente de gracia, una Providencia infinita para nosotros. Y tomaría muy poco: un Fiat, un Amen, un Dios Gracias Aleluia..

Padre Busnelli "Humildad: cava como una vasija en el corazón: así la Gracia de Dios desciende y llena la cuenca del alma".

Que María nos ayude a vivir la humildad: su humildad es sincera, porque siempre fue olvidadiza, ignorante, libre de sí misma. La humildad que Jesús quiere de nosotros debe ser como un velo transparente que cubre cada acción o como un dulce aroma del cual nuestras palabras, nuestros pensamientos, todo lo que nos concierne deben estar empapados. Debemos amar mucho a Jesús, lograr la verdadera humildad. Jesús solo es todo, no somos nada. El modelo es Jesús en la Natividad, en Nazaret, en el Calvario. Hay humillaciones necesariamente incurridos, pero otros pueden ser elegidos: revelar nuestra ignorancia, confesar un error que pasaría desapercibida, para disculparse por desaire intencional, aplastar cualquier resentimiento hacia nosotros maltrata a una cosa siempre es bueno martirio de nuestro amor propio es nuestra disposición todos los días.

C15 "Cada apóstol armoniza su vocación personal con el carisma del Instituto de acuerdo con los dones recibidos del Espíritu. La comunión fraterna no mortifica las diferencias, sino que las valora y, dirigiéndolas a la edificación común, las hace una expresión más rica del misterio de Cristo ".

Padre Busnelli "Uno para todos, todos para uno en oración; dividirán el día determinando que cada hora pasará como víctimas de Dios para todos los compañeros. Escriba a los centros, por ejemplo, una vez al año. Este espíritu de unión debería formarse en este aire, que sienten que no están solos sino en una familia querida ".

C14 "Las Apóstoles, aunque no tienen una vida en común, forman una verdadera familia espiritual a la imagen de la Santísima Trinidad".

Padre Busnelli "Las almas que quieren estar verdaderamente en Dios siempre están unidas en santidad entre ellas. La distancia no los divide. En medio de las montañas solitarias donde estoy, para hacer algo bueno, te recuerdo".

El Padre Busnelli sonríe, siempre gracias por todo.

La única alegría verdadera de aquellos que aman a Jesús es ver a Jesús amado, la felicidad es ayudar, ayudar, alentar a las almas.

La humildad es adorar, amar, confiar a Jesús, a Jesús trabajar y llevar mi cruz, para Jesús solo mis oraciones, acciones, sufrimientos, así que recojo en un ramo toda mi vida y te lo ofrezco, Jesús.

La humildad es también ofrecer nuestros propios pecados: un buen bordador con una lágrima puede dibujar un magnífico bordado;si con confianza y abandono, ofrecemos nuestras miserias a Jesús; Jesús de las lágrimas de nuestra alma puede dibujar los magníficos bordados de su Misericordia
María Teresa


"El Silencio y vida interior"

Todo hombre le debe su vida a Dios, creado para recorrer un camino en esta tierra, que lo llevará a "un cielo nuevo y una tierra nueva", donde vivirá junto a Dios por la eternidad (Ap 21, 1-) 3).
 
Es un camino abierto a la santidad, que el Padre Ernesto Busnelli siempre ha viajado con serenidad y determinación, con profunda convicción, con confianza, en el silencio exterior y interior, ocupado y cuidadoso para recibir dentro de sí la voz que venía de Arriba y que resonaba en su alma. "Su vida es completamente interior, intencionalmente escondida y envuelta en el silencio" (M, página 14). Movido por el amor al Señor y a los hermanos, quiso resumir su actitud con las Palabras de la Escritura tomadas del Evangelio de Marcos: “¡Solo Jesús!“ (Marcos 9: 8). Esto se ha convertido en el lema del A. S. C., que traduce, en resumen, toda la enseñanza y la existencia completa del Padre Fundador, orientadas hacia el bien del amor a Dios.
 
El primer documento, B en p. 135, leemos las palabras de la Cofundadoras M. Giuseppina Pavoni, a quien todos llamamos con la denominación de "Madre", nos dice: “Nuestro venerable Padre Fundador, quiso darle al Instituto un lema que siempre recuerda a los Apóstoles la fuente de que el Instituto nació, al espíritu del cual se originó; quería un lema que fuera un compendio, la síntesis del espíritu ignaciano. La Compañía de Jesús tiene para su emblema el nombre que está por encima de todos los demás nombres de Dios. El nombre del Señor... nuestro Fundador agregó “solo“, porque quería que los Apóstoles fueran almas completamente dotadas, y, dadas las proporciones adecuadas, se modelaron al espíritu de la Compañía de Jesús: eran atrevidos, para la adquisición de virtud para la gloria del Señor; Quería algunas almas decididas, separadas de las cosas de la tierra, separadas de todo lo que a Jesús no le importa”. Y la expresión “Jesús solo” continuamente regresaba a la boca del Padre y sus escritos. Poner el silencio en práctica requiere vivirlo como una virtud; P. E. Busnelli lo ejerció con naturalidad simple, también el resultado de su naturaleza fuerte y al mismo tiempo suave.

En todas las circunstancias, nunca se puso primero, ni siquiera le importaba. Esto es confirmado por el testimonio de uno de sus cohermanos: P. Carlo Giacon S.J.: “No es fácil ahora tener un recuerdo claro de él. La razón es que el Padre (que era el Padre espiritual nuestro en la casa) no tenía características que pudieran separarse de los demás para mí es ciertamente un regalo válido. Fue un confesor regular y celoso en nuestra Iglesia abierto al público. En la capilla doméstica a menudo se la veía, para visitas breves y para decir el breviario; su piedad era sincera y viva. Su charla en recreaciones, humilde y simple, siempre guarda silencio sobre sí mismo y sus cosas. Otros recuerdos del Buen Padre (verdaderamente ejemplar) que no tengo” (M, página 284). Y el Padre lo inculcó a los Apóstoles: “Acostúmbrate a hablar poco, en lugar de disfrutar de la unión con Dios... Uno vive la vida interior viviendo en la presencia de Dios. “El interior es el del espíritu” (R II, p. 167). El apóstol piensa de esta manera: Jesús me mira, me sigue, me alienta, me apoya... debemos considerar nuestro corazón como la morada de Dios: ... Y el alma habla, trabaja, siente que Dios lo ve, está cerca de él, ...” (B, página 169). Además amaba mucho la sencillez y la humildad. Esta es su serena modestia.
 
Es la sensación de estar siempre cerca, en unión con Jesús, preguntarle cómo comportarse, escuchar sus deseos, en resumen, tratar de hacer todo lo que le plazca, aquí está la vida interior: "Unión con NS Jesucristo" como Pío XII dijo a los Apóstoles. Todavía dijo: "Debemos cuidar la vida interior, la unión con Dios y sin silencio no hay vida interior; la vida del alma está en escuchar la voz de Dios. En silencio hay recogimiento y en el recuerdo Dios habla ... nos dejamos guiar como niños, nos elevamos sobre todas las cosas de la tierra: es la verdadera vida del espíritu ... Amar el silencio para preservar el dominio de nosotros mismos, carecer menos de caridad."(B, página 170)
Lucrezia


"La Prudencia"

 
Estudiando la espiritualidad del P. Busnelli surge el ejercicio de la virtud de la prudencia, del equilibrio, de los medios justos, frutos del don del concilio, impetrados por la Virgen María.
 
La docilidad, entonces, es la característica fundamental de su forma de ser, que es la docilidad a la acción del Espíritu Santo.
 
El Padre oró durante mucho tiempo, reflexionó con calma y no confiaba en sí mismo, por lo que pidió ayuda para discernir, escuchó con respeto al consejo que le dieron.
 
Quería estar seguro de las respuestas para dar, incluso en lo que respecta a las solicitudes de su comportamiento realizadas por el P. Grana, su Provincial.
 
Cuando se trataba del bien del Instituto, estaba dirigido a personas de gran respeto, desde el Altísimo del Papa Pío XI al del P. Lombardi, su superior, de Don Calabria, del P. Pío y también de los Padres.
 
Vermeersch y Cappello a quienes se confió la revisión de las Reglas (M. página 503).
 
Como anciano, continuará aceptando la opinión de los demás por aquellos que lo consideran experto y más sabio que él, especialmente por sus superiores.
 
Lo hizo con espontaneidad y naturalidad y, como siempre, se dejó guiar por el Espíritu Santo, acogió los dones con un corazón dispuesto "(M. pág. 504).
 
En la dirección espiritual, en todos sus consejos, creía que "la dominación
 
de uno mismo y el equilibrio como condiciones que hacen al hombre eficiente "(M, página 309).
 
Don Eleuterio Gazzetti confirmó que: “ Los clérigos del seminario de Módena, a quienes había estado predicando retiros espirituales durante años, lo llamaron VIR DEI, un hombre de Dios y verdaderamente él era ... “.
 
Solía decir que la santidad está compuesta de muchos "sí" al Señor concretados en las obras (M. página 309).
 
Para el padre Busnelli, la virtud de la prudencia consistía en:
 
“En el balance, en querer hacer la voluntad de Dios y no la nuestra, incluso si nos parece atractiva y heroica” (M. p. 506).
 
Algunos consejos sobre la prudencia al dirigir su vida y la de los Apóstoles se informan en el texto B, en la p. 78 -79, cito algunos:
 
En una carta a un apóstol, que estaba de peregrinación a Roma, escribió: "Ve a la peregrinación. Recuerdo en el camino; santo recuerdo en el regreso. No quiero ver; Aprovechando la oportunidad, con calma, puedes admirar lo que es bello en Roma. En tren, sin embargo, aprendes a admirar las bellezas de la naturaleza, el trabajo del Dios bueno “.
 
“ En las vacaciones acostumbrarse a probar a Dios en la naturaleza “.
 
“ Adelante con una sonrisa ... No trabajamos con la imaginación, no imaginemos tener que hacer quién sabe cuántas penitencias y sacrificios, ni soñamos con favores sublimes y visiones extraordinarias; Vamos a mantener en la realidad, en verdad, no ir muy lejos en buscar los medios para santificarnos, está cerca de nosotros, en nosotros, en la vida cotidiana, porque, ahora por el momento, el Señor nos presenta “.
 
El mismo equilibrio aconseja a Sus hijas, aquellas que tienen responsabilidad por otras almas:
 
“ Fuerte en exigencia, pero de manera amistosa ... bondad y fortaleza con las hijas “.




"La Justicia"


"Solo justicia y justicia seguirás, para vivir ... (Deut 16, 20)

En virtud de la justicia, debe tenerse en cuenta que inclina al alma a dar a cada uno lo que le pertenece.

Nos preguntamos: ¿qué le pertenece a Dios? La virtud de la religión, la adoración que se le debe y que podríamos resumir con la palabra "devoción". Para el padre Ernesto "ser devotos destinados a amar a Dios: hacer la voluntad de Dios, buscar la gloria de Dios, hacer todo solo por Dios".

El Padre no habla de actitudes o acciones externas, sino de dar nuestro corazón al Señor y, en la dirección espiritual, puramente del tipo ignaciano, dijo: "Buscan y desean en todo rendirse a los demás, estimándolos internamente como superiores ... de esta manera, considerándose unos a otros, crecerán en devoción y alabarán a Dios nuestro Señor, que debe tratar de reconocerse unos a otros como su imagen".

Esto es lo que él mismo puso en práctica especialmente en las relaciones con los superiores.




"La Fortaleza"


"Te amo, Señor, mi fuerza, mi fortaleza, mi libertador" (Sal 18, 3)

La fortaleza: es un regalo que se recibe desde Arriba, San Pablo dice: "Todo lo que puedo en el que me da fuerza" (Filipenses 4, 13) y el padre Busnelli ha tenido tanto.
Tuvo que atravesar momentos difíciles que enfrentó porque el trabajo del Instituto se llevó a cabo por el bien de las almas y los venció con "perseverancia, decisión y energía" hasta el final de su vida y el "grado más alto”.

La prueba suprema de fortaleza lo demostró cuando en 1928 fue expulsado de Bérgamo con la prohibición absoluta de tratar con los Apóstoles. Aceptó el traslado a Padua y abandonó la Ópera por intercesión de Mater Boni Consilii, a quien consideraba el verdadero presidente de la Ópera. Regresó a cuidarlo en 1932 cuando los Superiores le permitieron hacerlo.

Otro acto que lo puso a prueba fue cuando decidió permanecer fiel a la inspiración del Señor y rechazó la primera aprobación de Roma que distorsionó el espíritu.
En esto, sin duda, se puede decir que el Padre Busnelli fue un pionero de los Institutos Seculares, un profeta, capaz de intuir todo el alcance de una donación total al Señor para ser vivida en el siglo.

Incluso la magnanimidad, la paciencia, el sufrimiento son aspectos diferentes de la virtud de la fortaleza porque la santidad no está hecha de heroísmo (de acciones excepcionales, sino) sino de pequeñas virtudes ejercidas con constancia y coraje, en silencio y en las sombras ".





"La Templanza"

La templanza, es una virtud que modera la inclinación a los placeres sensibles y produce el espíritu de mortificación: Los puntos clave del ascetismo del padre Busnelli. Dijo que: "Nunca practicaremos virtudes sólidas si nos detenemos solo para contemplarlas, mientras que debemos esforzarnos por practicarlas."

Negarse a uno mismo es una lucha interior y la mortificación física debe practicarse de acuerdo con la fuerza del cuerpo, mientras que la del espíritu según la gracia de Dios (M: página 571).

Se había inculcado en sí mismo el espíritu de mortificación y en todas las ocasiones, incluso la menor, se convirtió en una oportunidad para ofrecerle al Señor. Él descuidó las comodidades y se contentó con todo: todo era bueno, todo estaba bien.

Otras virtudes como la castidad y la modestia se desprendieron de su persona, de su mirada límpida y respetuosa. La pobreza la  vivía de manera excepcional. Vestido con decoro, eligió para sí mismo la ropa más usada, limpia, pero también desgastada y remendada. Gafas con marcos de hierro y zapatos!.

Un apóstol escribe "él siempre tuvo esos!”. Los zapatos usados y desechados por el hermano de un apóstol los aceptaba con gratitud: "son justo lo que  necesito", "me quedan muy bien" (vea la página 582).

En el padre Ernesto Busnelli S.J. La obra de la gracia del Señor fue verdaderamente grande.
Nosotras, sus hijas, apóstoles del Sagrado Corazón de Jesús, lo amamos y queremos corresponder con la vida al legado que nos ha dejado, que se resume en el Amor sin Fronteras y que se convierte en la misión prioritaria: sembrar amor en todo el mundo.
Gracias, querido padre Ernesto Busnelli, por la felicidad que nos ha brindado.



"Más de Humildad"

 
"El fruto de la humildad es el temor de Dios" (Pr 22,4)
 
El Papa Francisco en una homilía en Santa Marta al principio de Adviento habló sobre la humildad, refiriéndose al pasaje de Isaías (Is 2, 1-12):
 
"Un brote emergerá del tronco de Jesse sobre el cual descansará el Espíritu del Señor". Jesús en la sinagoga de Nazaret se propone a sí mismo con humildad y afirma: "El Espíritu está sobre mí para dar buenas noticias a los pobres".

La misma dinámica se aplica a la vida del cristiano, cada uno de nosotros es un brote de esa raíz que debe crecer con el poder del Espíritu Santo, hasta la plenitud del Espíritu Santo ... Nuestra tarea es mantener ese brote que crece en nosotros, para proteger su Crecer, mantener el Espíritu y no olvidar la raíz de donde venimos ... El estilo es el de Jesús: la humildad.
 
Se necesita fe y humildad para creer que este pequeño brote llegará a la plenitud de los dones del Espíritu Santo.

Se necesita humildad para creer que el Padre, Señor del cielo y de la tierra, ha ocultado estas cosas a los sabios, las ha aprendido y se las ha revelado a los más pequeños. En la vida diaria, la humildad significa ser tan pequeño como el brote, un niño que crece cada día, un niño que necesita que el Espíritu Santo avance hacia la plenitud de su vida. En armonía con el Papa Francisco nos preguntamos: ¿cómo vivió y enseñó el Fundador la humildad, el amor?
 
La humildad es gratitud.
 
Informamos, sin unificarlas, solo con un mínimo de consecutividad, algunas perlas del padre Busnelli, frases que dio a varias personas u ocasiones, que no solo dijo, sino que hizo, en toda su vida.
 
El Padre Busnelli ha sido un guía espiritual sagrado y efectivo para innumerables personas con condiciones culturales, sociales y espirituales muy diferentes. Es a partir de su íntima unión con Dios que surgió su testimonio edificante de la vida, sus consejos y enseñanzas para aquellos que deseaban recorrer el camino de la santidad.
 
El padre Busnelli adaptó su lenguaje a las personas, con gran sencillez. Con humildad explicó los conceptos más difíciles, incluso a los que no habían estudiado; la santidad no es de los que saben, sino de los que conocen a Jesús.
 
La santidad es amar la vida cotidiana: la vida de uno, porque Dios lo quiere y lo ama, y luego dejar que se lo hagan a él.
 
Es desapego, pero no exageración: no hay falta de gratitud, de afecto.

Es el equilibrio: sentirse bien y hacer el bien. Está haciendo la voluntad de Dios y no la nuestra.
 
Adelante con una sonrisa, no trabajamos con imaginación, no imaginamos tener que hacer quién sabe qué penitencia y sacrificio, ni soñamos con favores sublimes y visiones extraordinarias: mantengamos en realidad, en verdad, no vamos muy lejos para buscar la santificación, está cerca de nosotros, en nosotros, en la vida de cada día porque, ahora por ahora, el Señor nos presenta.
 
La humildad es ponerse al nivel de la pequeñez y la miseria de los demás, criarlos y socorrerlos con exquisita caridad.
 
Es entender completamente, consolar, dar con espontaneidad, naturalidad y sencillez ...
 
La humildad es gratitud.
 
Es conocer la grandeza y la alegría de participar en la familia divina: Jesús, María, José.

¿Tengo el espíritu de familiaridad con los miembros de la familia divina?

Jesús me ama El que ama provee, tan tranquilamente abandono en Jesús: Jesús, piensa en nosotros.

Busca a Dios en las almas.
 
Quien debe hacer el bien a las almas, debe caminar en la presencia de Dios y ver a Dios solo en todo, tratando de olvidar a la persona que asiste, no a ver a otros que Jesucristo.
 
Dios quiere ser el conjunto de las almas, que ama llenarse a sí mismo, de su vida. No deben tener más que a Dios en su memoria ... Entendemos lo importante que es estar unidos a Dios cuando estamos con nuestro prójimo, estar siempre llenos de Dios, siempre puros, siempre santos.

Todo lo que amaste fuera de la voluntad de Dios debe ser roto; uno debe seguir una línea recta, sin atajos, un camino que siempre es un Calvario.

¿No es una reprensión a Jesús para angustiarse por el sufrimiento?
 
Acostumbrar las ASC a la oración y al sufrimiento.
 
Es en la cruz que uno debe encontrarse bien.
 
Sentir que las almas aman seriamente a Jesús es nuestro gran consuelo. El sentimiento de que las almas sufren seriamente y se ofrecen a Jesús es aún mayor.
 
Sufrir en silencio, con una sonrisa.
 
Ofrecer, sí, ofrecerle a Jesús todo con humildad y amor, estudiar cómo llevar cruces y también cómo evitarlas, no por pereza, sino por prudencia.
 
No pidas humillaciones: Jesús las envía para que las acepten.
 
La vida religiosa, si se sigue bien, es el más grande de los mártires porque no consiste en un acto heroico, sino en el heroísmo de toda una vida. Cuando hay el verdadero amor de Dios, hay sentido común.
 
Respeto por la vocación y la libre decisión de cada uno.
 
El director le pide consejo al gerente, pero la primera respuesta la da la persona. Calma y confía: harás lo que creas.
 
Haz buenas prácticas piadosas.
 
Para familiarizar los libros sagrados, los de cierta historia eclesiástica.
 
Cada vez que uso las grandes facultades del alma y puedo pensar, entender, querer, amar, debo estar agradecido y decir: quiero usarlas solo por tu bien, no para buscar mi gusto, sino para ti y también ofrecerte la alegría del gusto que me haces encontrar.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal